INFORME CONFIDENCIAL sobre la Muerte de Bolívar…

Para los eruditos intelectuales de la Academia de Historia, que se creen dueño de la verdad, SIMÓN BOLÍVAR les dejó un mensaje que nunca veremos exhibido es esa institución, ni en ninguna otra donde se agrupan furibundos historiadores que sentencian, descartan y ven con desprecio ¡Todo aquello que no salga del seno de su añoso Tribunal Historiográfico!

“Sea lo que fuere, no nos hallamos ya en los tiempos en que la historia de las naciones era escrita por historiógrafos privilegiados, a los cuales se les daba entera fe sin examen… Son los pueblos los que deben escribir sus anales y juzgar a los grandes hombres. Venga, pues, sobre mí el juicio del pueblo colombiano: es el que yo quiero, el que apreciaré, el que hará mi gloria”

Angostura 29 de septiembre de de 1818, en Carta al representante de Estados Unidos, B.Invine

Simón Bolívar

24 de julio del 2012:

En Cadena Nacional, el Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, devela ante el mundo la imagen digitalizada del rostro del Libertador Simón Bolívar… Así lo señaló la Agencia Venezolana de Noticias: “Un método científico permitió la reconstrucción facial de El Libertador… En un acto encabezado por el presidente Hugo Chávez, se presentó una reconstrucción digital del rostro del prócer venezolano Simón Bolívar. “La imagen se logró tras múltiples tomografías realizadas al cráneo de Bolívar por parte de expertos científicos, basado en la descripción morfológica, que coincide con la iconografía existente del Padre de la Patria”, indicó la antropóloga forense. De esta menara, las autoridades venezolanas celebran este martes el 229 aniversario del nacimiento de Simón Bolívar.

Toda esta controversia comenzó en agosto del 2007, cuando el Gobierno Nacional tuvo acceso a un Informe Confidencial sobre las verdaderas causas de la muerte del Padre de la Patria, en base a las investigaciones que hacía el escritor Jorge Mier Hoffman para su libro La Carta “que cambiará la historia”, donde, además de documentos probatorios y hechos que se desconocían, se narra una historia truculenta, escabrosa y desconcertante, en el marco de una Conspiración, que involucra al rey Fernando VII de España y al Presidente de los Estados Unidos, Andrew Jackson, en la confabulación de una Plan para asesinar al Padre Libertador. Investigación que fue catalogada de “especulativa”, ya que la verdadera causa de la muerte de Bolívar, pudo ser develada, por la interpretación de códigos y signos masónicos contenidos en una Carta, que para algunos, resultaba tan fantástica como el Código DaVinci.

Jorge Mier Hoffman, escritor Bolivariano y Autor del Libro La Carta “que cambiará la historia” que encendió la polémica sobre la muerte del Libertador Simón Bolívar, para que el Gobierno venezolano autorizara la exhumación de los restos que, desde 1876, reposan en el Panteón Nacional de Caracas – Venezuela ¡Y desde ese momento! Jorge Mier Hoffman se convirtió en el enemigo de las Academias de Historia, ya que su denuncia, arroja, al estercolero de la historia, toda la tergiversación y las mentiras que se han escrito sobre la muerte de Bolívar

Luego… el 17 de diciembre del 2007, en el Panteón Nacional, el Presidente Chávez asume el compromiso histórico de buscar la verdad sobre la muerte de Bolívar, y todo lo referente a su repatriación en 1842, cuando una Comisión presidida por el Dr. José María Vargas, viajó a Santa Marta para traer los restos del Libertador.

Mediante el Decreto 5.834, el 28 de enero del 2008, la Presidencia de la República crea la COMISIÓN que tendrá por objetivo la investigación científica e histórica en relación con el fallecimiento del Libertador Simón Bolívar, y su repatriación en 1842… Comisión integrada por el vicepresidente ejecutivo, quien la presidirá, así como por los ministros del Despacho de la Presidencia, por la Fiscal General de la República y el Presidente del Instituto del Patrimonio Cultural.

¡Cómo ordena el Decreto Presidencial! los integrantes de la Comisión debieron iniciar una investigación criminal, puesto que se trataba de llegar a la verdad sobre a la muerte del Libertador, donde un asesinato, en el marco de una Conspiración, orientaban el rumbo de la investigación, tal cual denunció el escritor Jorge Mier Hoffman en su polémico libro La Carta “que cambiará la historia”, donde se presentan las pruebas de un magnicidio, que encendió la polémica sobre un tema que parecía olvidado para los historiadores, no obstante, que sobre lamuerte de bolívar, siempre existieron muchas dudas e interrogantes, ya que la versión del médico Révérend era contradictorio.

¡Pero sobre todo! una gran interrogante que no podía ser explicada: ¿Por qué Révérend es la única fuente literaria que escribió sobre la muerte del Libertador?

Por lo tanto… No se trataba solo de una investigación histórica… sino de una investigación criminal: lo histórico busca recrear los eventos y a sus personajes… Por el contrario, una investigación criminal debe reconstruir el evento de un asesinato para hallar al culpable… ¡Era el trabajo que debía hacer la Comisión Presidencial! Una investigación criminal incursiona en el campo policial en cuanto a imparcialidad, sagacidad policial y técnica criminalística, que en el marco de una investigación detectivesca, hace uso de psicólogos, historiadores, antropólogos y especialistas forenses, todos ajenos al interés particular ¡Donde la imparcialidad es la Clave de la Investigación!

Si el objetivo era llegar a la verdad sobre la muerte del Libertador, lo primero que había que garantizar era una investigación imparcial para llegar a la verdad… Ello significa… que la investigación criminal no podía vincular anímicamente a los investigadores con la víctima.

¡¡¡De lo contrario!!! sería como pretender objetividad, si le pidiéramos a Israel investigar la inocencia de Adolfo Hitler durante la Segunda Guerra Mundial

¿Se imagina Usted una estatua del líder alemán en una Plaza de Tel Avic?

Al respecto de esta comparación, cabe recordar, que Bolívar para España fue un enemigo a destruir a cualquier precio, y para ello hizo la Guerra a Muerte que acabó con millones de americanos… Es un hecho histórico que Bolívar fue el principal enemigo de la Corte española… y no obstante que han transcurrido 188 años desde la gloriosa batalla en Ayacucho que liberó el Continente, aún España no se repone de la crisis económica, al perder 300 años de explotación del Continente, de donde deviene su inmenso poderío económico

…Y aquí el error en el proceso de investigación…

Investigar la muerte de Bolívar, es una retrospectiva al pasado para ubicarnos en el año de 1830 cuando aconteció su muerte… Y la pregunta obligada: ¿Quiénes eran los enemigos que lo querían muerto? La respuesta es obvia: el principal enemigo era España contra quien combatía el Libertador… Por lo tanto, nunca se debió depositar en España la carga científica de la investigación… tal cual fue anunciado por los integrantes de la Comisión Presidencial.

Crónica de una Muerte Anunciada

Evaluación sobre el “Informe de la muerte de Bolívar”

Presentado por la Comision Presidencial

Por: Jorge Mier Hoffman

Transcurrido más de tres años desde que se instaló la Comisión para investigar la muerte de Bolívar, el lunes 25 de julio del 2011, en un suntuoso acto en una Sala del Parque Central en Caracas, se presentó el Informe de Conclusiones de la Comisión Presidencial que fue designada para Investigar el fallecimiento de Simón Bolívar, el cual fue leído por el Vicepresidente de la República.

Leído el informe de la Comisión, el Presidente Chávez, asiduo lector, inquisidor de la historia manipulada, conocedor de la trayectoria de Bolívar y un apasionado de la Vida y Obra del Libertador, contradijo ¡¡¡El Principal Objetivo de la Comisión!!! al confirmar los tres aspectos más polémicos expuestos en el Libro La Carta“que cambiará la historia”

¡Y ante el mundo y las caras desconcertante de la Comisión que escuchaba con asombro la locución telefónica, Chávez leía algunas cartas que escribió Bolívar cuando salió de Bogotá el 8 de mayo de 1830 rumbo a Santa Marta, para asegurar al mundo:

¡Hay que investigar el Enigma de Bolívar!

Y para que no quedara dudas sobre la sospecha, de un asesinato con pruebas contundentes, frente a los argumentos banales de los catedráticos, Chávez aseguró lo siguiente:

a) Bolívar escribía sus cartas con Códigos y Signos para desconcertar a los enemigos… Además… Bolívar confundía a los enemigos al enviar dos cartas con contenidos contradictorios… ¡Bolívar sí utilizaba Códigos Secretos!

b) Bolívar no estaba enfermo cuando salió de Bogotá rumbo a Santa Marta

c) ¡¡¡A Bolívar lo Mataron!!! “De eso no tengo dudas”

Por respeto a los lectores del Libro La Carta “que cambiará la historia”, el Proyecto “La Carta” ha asumido la responsabilidad de escribir este artículo, bastante largo dado su importancia, en vista de la poca información que expuso la Comisión, la omisión de ventos que apuntan a un asesinato, lo banal de sus argumentos; así como por lo inusitado de la intervención del Presidente, quien presumimos, no conoció con antelación su contenido, y al igual que muchos venezolanos, quedo sorprendido y con una inmensa duda en su mente y corazón.

¿Qué podemos decir sobre el Informe de la Comisión?

Sobre el tema de la muerte de Simón Bolívar, debemos exponerlo en dos etapas, que curiosamente fueron desechadas por la Comisión Presidencial, no obstante, que estas dos etapas constituían las bases de las investigaciones para llegar a la verdad sobre la muerte de Bolívar:

a) Objetivos de la Comisión Presidencial

b) Antecedentes para denunciar el asesinato de Bolívar

PRIMERA PARTE: Objetivos de la Comisión Presidencial

Solo podemos comentar sobre lo que toda Venezuela escucho en Cadena Nacional el 25 de Julio del 2011, y contrastarlo con el objetivo para el cual fue creada dicha Comisión, según Gaceta No. 5.834 de la Presidencia de la República, publicada en Gaceta Oficial número 38.859, la cual ordena lo siguiente:

“Esta comisión se ha instituido porque el Ejecutivo Nacional considera que es de gran valor histórico y cultural para el país aclarar y despejar las importantes dudas que se tejen en torno a la muerte del Libertador, por medio de una investigación científica e histórica exhaustiva de su fallecimiento y del traslado de sus restos mortales a Venezuela”

Como puede leerse en este Decreto Presidencial, el principal objetivo de la Comisión, era develar las causas de la muerte del Libertador, y para ellos, si fuere necesario, se haría la exhumación en el Panteón Nacional.

¡Ahora bien! Investigar las causa del fallecimiento del Padre Libertador, ante las dudas que han sido sembradas por los eruditos de la historia tergiversada, obligaba a los integrantes de la Comisión:

A desprenderse de los esquemas tradicionalistas, los preceptos e influencias de los catedráticos fundamentalistas ¡y principalmente! de algunos enconados integrantes de la Academia de la Historia, que por 180 años han defendido la tesis de la Tuberculosis diagnosticada por el médico Révérend… porque en ellos se fundamentan: prestigio, libros publicados, profesionalismo, credibilidad, discursos grandilocuentes ¡Pero sobre todo! fidelidad a los imperio para ocultar toda la verdad sobre la muerte del Padre de la Patria.

Eso significa, que llegar al fondo de la investigación obligaba a descontaminarse de la historiografía tradicional que sembró mentiras en la conciencia de muchos historiadores. Fue el caso de personajes como Joaquín Posada Gutiérrez, Indalecio Liévano Aguirre, Vicente Lecuna, Diego Carbonel, Oscar Beaujon y Antonio Martínez Zulaica con su morbosa “Patobiografía de Simón Bolívar”, por mencionar sólo seis de los más enconados defensores de la Tuberculosis y Révérend, de cuya literatura se deviene la mayoría de los escritos que se hacen sobre la “Muerte de Bolívar”… y prácticamente todos los autores repiten lo mismo como “lorohistoriadores”… Por lo tanto, una investigación profunda y objetiva, obligaba a la Comisión a investigar el ANTES, DURANTE y DESPUÉS de la muerte del Libertador, conforme al siguiente Cuadro Analítico de Interrogantes:

PREVIO AL FALLECIMIENTO:

  • Qué obligó a Bolívar a renunciara a la Presidencia en enero de 1830, y qué pasó desde que salió de Bogotá, cuatro meses después, con destino “supuestamente al extranjero” según dicen algunas cartas, mientras otras dicen todo lo contrario

  • Por qué la historiografía oficial insiste que Bolívar salió de Bogotá acompañado de un reducido grupo de amigos, y lo cierto, es que lo acompañaba el Batallón de Cazadores de 100 húsares, que además de arrieros, de cocineros y ayudantes, llevaba médicos y medicamentos para la tropa ¿Por qué esos médicos no diagnosticaron la tuberculosis de Bolívar? ¿Por qué Bolívar partió de Bogotá si estaba enfermo, como aseguran los historiadores? Si Bolívar estaba enfermo ¿Por qué Manuela Sáenz permitió que viajara sólo?

  • Por qué Bolívar escribía cartas donde anunciaba su resolución de ir a Maracaibo para imponer el orden “donde quiera que esté turbado… y sin embargo se aseguró que viajaba enfermo y agonizante.

  • Luego que llega a Barranquilla ¡Por qué toma el buque “Manuel” que le envió el español Joaquín de Mier? si Bolívar no conocía a este español… y que era fiel a la Corte de España, ya que se declaraba enemigo de los republicanos que le mataron a su padre en circunstancias que nunca fueron aclaradas.

  • Qué paso durante su travesía entre Barranquilla y Santa Marta, ya que la travesía, que en barco se hace en menos de 24 horas, se hizo en 72 horas. Según la Bitácora de la nave que lo trasladó: Bolívar partió de Sabanilla el 30 de noviembre y arribó a Santa Marta el 2 de diciembre ¿Por qué tres días de viaje si la travesía era de pocas horas? ¿Qué pasó durante ese trayecto?

  • Cuándo, Cómo y Quiénes contactan al Libertador al llegar a Santa Marta ¿Por qué el general Mariano Montilla, como primera autoridad de la región del Magdalena, no acompañó al Libertador en el bergantín “Manuel” y lo esperó en Santa Marta? ¿Qué pasó con la tropa que acompañaba a Bolívar desde que salió de Bogotá? ¿Será que Montilla la devolvió de regreso a Bogotá para que no se unieran con Bolívar en Santa Marta?

  • ¿Por qué Bolívar envió a su mayordomo José Palacios a Santa Marta, previo a su visita ¿Será que Bolívar sospechaba de Joaquín de Mier, a quien no conocía personalmente? ¿Qué le dijo su mayordomo que le hizo confiar en ir a Santa Marta abordo del bergantín “Manuel” que le envió Joaquín de Mier?

  • Adonde fue trasladado el Libertador luego de su arribo a Santa Marta: ¿Por qué fue llevado a una Oficina de Aduanas y no a la residencia de su oficial el general Mariano Montilla? ¿Por qué no fue internado en el Episcopado si estaba enfermo? ¡Y aquí otra interrogante! ¿Si estaba agonizando, como aseguró Révérend, por qué fue llevado a Santa Marta y no a Cartagena donde había un Hospital y además recursos médicos?

  • Si Bolívar estaba tan enfermo cuando llegó a Santa Marta, como lo aseguran los eruditos intelectuales de las Academias de Historia ¡Entonces la gran Interrogante! ¿Por qué el Gobierno de Rafael Urdaneta no auxilió al Libertador con médico y medicamentos? No hay duda de la lealtad de Urdaneta hacia Bolívar… Entonces ¿Por qué no lo ayudó? ¿Será acaso que Urdaneta no sabía de la enfermedad cuando Bolívar anunció que iba al frente de un ejército de dos mil hombres para invadir a Maracaibo? ¿O más bien sería, que fue una mentira lo de la enfermedad de Bolívar?

  • Si Bolívar llegó enfermo a Santa Marta, como aseguró Révérend, por qué el médico Hércules Gastelbondo, que lo asistió por 30 días desde que llegó a Soledad, no diagnosticó la enfermedad… ¿Por qué este médico permitió que Bolívar viajara sólo en el bergantín “Manuel” y sin el auxilio médico?

  • ¿De dónde salió Révérend? Por qué no existe una versión oficial sobre la aparición de este personaje que se hizo llamar “Médico de Cabecera del Libertador”: según dijo Révérend, lo recomendó el general Mariano Montilla… Según Posada Gutiérrez fue recomendado por un amigo de Bolívar, el Sr. Juan Bautista Pavageau… Según Liévano Aguirre fue por recomendación de Joaquín de Mier… Según Lecuna fue por el médico de la nave de guerra Grampus, el cirujano Dr. George B. McNight… y según O´Leary, fue llamado por el Obispo de Santa Marta José María Estévez ¡En fin! Todo un misterio que intentó develar el Dr. José “Pepe” Izquierdo, médico de la Universidad Central de Venezuela, con la sorpresa de descubrir: que el tal Révérend ni siquiera era médico, ya que su nombre no aparece en las universidades de Francia.

  • Por qué Révérend mintió al asegura que Bolívar se embarcó en el “Manuel” para botar la bilis, ya que, en opinión de Révérend, el Libertador mareaba a bordo de un barco y necesitaba “botar la bilis” ¡¡¡Falso!!! Bolívar tenía tantas horas de navegación como cualquier marinero, con más de 32 travesías por mar, ríos y lagos, como lo evidencias sus tres viajes a Europa a través del Atlántico y miles de horas de navegación por el Caribe, el Pacífico, el Magdalena, el Apure y el Orinoco. Por lo tanto es absurdo pensar, que una travesía de pocas horas lo harían vomitar, a decir de Révérend ¿Por qué Révérend inventó esta mentira para justificar el viaje que hizo Bolívar por mar? ¿Por qué los historiadores siguen repitiendo esta mentira, a sabiendas que es mentira?

DURANTE LA AGONÍA:

  • ¿Por qué Révérend pidió ayuda a un médico de una nave de los Estados Unidos, la “Grampus”, según dice este personaje francés en sus Memorias? ¿Por qué no pidió ayuda a otros médico del Magdalena?

  • Qué circunstancias ocurrieron durante la supuesta agonía, donde hallamos dudas, mentiras y contradicciones, como lo fueron: la Carta a Fanny Duvillar que escribió cuando supuestamente estaba delirando… un Testamento sin firma y sin testigo, y con cláusulas que evidencia manipulación y falsificación, con la intención de apoderarse de su fortuna… La Carta que Perú De LaCroix le hace llegar a Manuela Sáenz, desde Cartagena, donde le dice que llegó a Santa Marta el día 13 y el 16 de diciembre dejó a Bolívar agonizando y “con seguridad ya ha muerto”… entonces… Si Perú De LaCroix fue a Santa Marta, porque sabía de la enfermedad de Bolívar ¿Por qué no llevó consigo la ayuda médica? ¿Cómo supo de la enfermedad de Bolívar en Bogotá? ¿Por qué no se quedó para el funeral? ¿Por qué un viaje tan largo para sólo estar dos días? ¿Por qué se apresuró a decir que Bolívar ha muerto si no estaba seguro? ¿Es que acaso Perú De LaCroix quería evitar que Manuela viajara de Bogotá a Santa Marta a ver a Bolívar agonizando? ¿Por qué Perú De LaCroix no quería que Manuela viera a Bolívar? ¿Será que no era Bolívar a quién velaban en la Casa de Aduanas… y quería evitar que Manuela viajara a ver a su amado? ¿Por qué Manuela no supo de la enfermedad de Bolívar como lo supo Perú De LaCroix? ¿Por qué Rafael Urdaneta no supo de la enfermedad de Bolívar como lo supo Perú De LaCroix?

  • Por qué en el Episcopado de Santa Marta, el Obispo José María Estévez que a su vez era el Vicepresidente del Congreso “y que se dice que era amigo de Bolívar”, tenía escondido en la Casa Parroquial a un asesino y enemigo del Libertador: Se trató de Ezequiel Rojas, uno de los más enconados enemigos de Bolívar. Ezequiel Rojas participó en el intento de asesinato en la llamada “Noche Septembrina” el 25 de septiembre de 1828. Fue desterrado de Colombia por traidor ¡Y aquí lo increíble! mientras se decía que Bolívar agonizaba en la casa de Joaquín de Mier, Ezequiel Rojas estaba escondido en la casa del Obispo Estévez: ¿Qué hacía este asesino en Santa Marta? ¿Por qué el Obispo lo tenía escondido… y en Santa Marta? ¿Por qué se asegura que Perú De LaCroix fue comisionado para llevar a Ezequiel Rojas hasta Cartagena como prisionero? ¿Por qué no lo encerraron en la cárcel de Santa Marta?

  • Por qué el Obispo José María Estévez no brindó ayuda a Bolívar en su enfermedad… como tampoco participó en las exequias del funeral del Padre de la Patria ¿Por qué la Iglesia le dio la espalda al Bolívar enfermo? ¿Por qué tanto odio? ¿Será que no era Bolívar a quien velaban en la Casa de Aduana? Lo cierto del caso, es que sigue siendo un enigma la presencia de Révérend como el único médico que asistió al Libertador por 17 días, tiempo suficiente, para que en su auxilio viajaran, con la urgencia del caso, otros galenos que sí fueron “médicos de cabecera del Libertador” como los doctores: Moore, Murphy, Burton, Cheyne, Foley y Gastelbondo; por no mencionar a los profesionales que se hallaban en la Escuela de Medicina de Cartagena, donde se dice que Révérend obtuvo su Licencia para trabajar como Médico ¿Por qué Urdaneta, como Presidente de Colombia, no envió la ayuda médica, o por qué, como ya dijimos, Perú De LaCroix, su edecán, no llevó consigo a Santa Marta la ayuda médica cuando lo visitó el 13 de diciembre en San Pedro Alejandrino?

  • Por qué se afirma que Joaquín de Mier vivía en la Quinta San Pedro Alejandrino, si su verdadera casa estaba en Ciénaga, a varios kilómetros de allí… Por qué se insiste en asegurar que allí vivía Joaquín de Mier, si San Pedro Alejandrino era un trapiche donde se envasaba el Ron de Santa Marta ¿Será para justificar que allí murió Bolívar y por esta razón la municipalidad compró la hacienda en 24 mil pesos en oro? Lo cierto del caso, es que gracias a las Memorias que Révérend publicó en París en 1866, la municipalidad de Santa Marta adquiere la Quinta San Pedro Alejandrino como “Altar de la Patria”, lo que hasta ese momento no era más que un predio sin valor que nadie quería.

AL FALLECER:

  • Por qué se le practicó la autopsia, y de manera improvisada en la cocina, si había muerto por Tuberculosis ¿Por qué el morbo de descuartizar el cuerpo de Bolívar? ¿Será que la Autopsia fue la excusa para tapar el cuerpo y que no fuese expuesto en el velatorio? ¿Por qué no querían que vieran el rostro del Bolívar muerto? ¿Será que no era Bolívar al que velaron en la Casa de Aduana, que por cierto, también era de Joaquín de Mier, como también lo eran el bergantín “Manuel” y la Quinta San Pedro Alejandrino?

  • Por qué los ayudantes en la Autopsia fueron dos militares: Mariano Montilla y Laurencio Silva… ¿Para qué la autopsia se había muerto por tuberculosis? ¿Para qué se le abrió el cerebro, el tórax y se le extrajeron los órganos, si no habían instrumentos para hacer un examen científico? ¿Será que acaso se quería evitar que la gente viera el rostro del Libertador durante el funeral; y una autopsia era una escusa para no exponer el cuerpo a la vista de todos? ¿Por qué evitar que la gente viera el rostro de Bolívar? ¿Será que no era Bolívar?

  • Cómo se le practico autopsia, si Révérend no tenía los instrumentos, tal cual lo confiesa en sus Memorias.

  • Por qué Révérend no describe en su Protocolo de Autopsia la urna de plomo ni los envases de plomo para colocar las vísceras, como aseguraron ver los integrantes de la Comisión designada para la repatriación 12 años después.

  • De dónde salió la urna de plomo si sólo se habla de la urna de madera que donaron los samarios mediante una colecta para los materiales. Como tampoco Manuel Ujueta habla de los curiosos envases de plomo, cuando se llevó para su Casa los huesos de Bolívar que iban a ser profanados ¿De dónde salieron los envases de plomo?

  • Para qué una urna de plomo si iba a ser colocado en un Panteón Familiar.

  • Por qué Révérend dijo que no pudo embalsamar el cuerpo de Bolívar, ya que la Botica estaba cerrada ¿Por qué no se le ordenó a Tomasín abrir la farmacia ante un evento de tal trascendencia? ¿Fue otro argumento para enterrar prontamente el cuerpo y evitar que Manuela llegara para exigir ver el rostro de Bolívar que estaba cubierto por causa de la autopsia? ¡Y aquí lo sorprendente! resulta que Révérend era el regente de la Botica de Santa Marta ¿Por qué mintió sobre este asunto?

DESPUES DE FALLECER:

  • Por qué el funeral se hizo en una Oficina de Aduanas y no en el Episcopado, o en la Catedral de Santa Marta, o en la mansión de cualquiera de las dignas personalidades samarias que decían ser admiradores del Libertador ¿Por qué no se hizo el velatorio en la Quinta San Pedro Alejandrino? ¿Por qué la Catedral de Santa Marta no permitió que en sus instalaciones se hiciera el velatorio? ¿Será que sabían que no era Bolívar y eso sería un Pecado Capital? ¿Será por esta misma razón que el Episcopado de Santa Marta no participó en las exequias?

  • ¿Por qué para la urna de madera se hizo una colecta entre los presos de Santa Marta? ¿Por qué el adinerado Joaquín de Mier no donó la urna? ¿Por qué no hay registro del plomo que se requería para construir urnas de plomo para Bolívar y sus vísceras? ¿En qué tiempo se hizo la urna de plomo, si el cadáver de Bolívar fue velado al día siguiente de su muerte?

  • Por qué a Bolívar no se le construyó un Panteón especial dentro de la Catedral de Santa Marta, y por el contrario, su urna fue colocada en un Panteón prestado de la familia Díaz-Granados, con la salvedad, de que el nombre “Bolívar” no podía ser colocado en la losa de mármol ¿Por qué no exponer el nombre “Bolívar”? ¿Sería por el Pecado Capital que significaría mencionar un nombre falso dentro de una Iglesia?

  • Por qué la Comisión no profundizó en la travesía traumática que sufrieron esos restos que se decían de Bolívar, cuya tumba fue profanada cuatro veces dentro de la misma Catedral, y hasta fueron sacados de allí para la Casa de un particular donde estuvieron por tres días, de dónde fueron confiscados por el Gobernador y más tarde “devueltos”… Y sin embargo, José María Vargas escribió en su Informe de Repatriación “que los restos de Bolívar nunca fueron movidos de esa Catedral por 12 años” ¿Por qué mintió Vargas?

  • Por qué el Episcopado no permitió que la urna de Bolívar llevara su nombre, y cuando un militar, el Capitán Márquez, años después hizo colocar una lápida que decía “Bolívar”… la iglesia la sustituyó por otra sin nombre… y la de Márquez la arrinconó en un depósito con el nombre oculto ¿Por qué la Iglesia no quería que se viera el nombre de “Bolívar”?

  • Luego que se hizo la repatriación: ¿Por qué la Catedral borró el lugar donde fue sepultado Bolívar? ¡del lugar exacto hoy todo ha desapareció! ¿Será que la iglesia formó parte de la Conspiración de un magnicidio y no podían cometer el Pecado Capital de señalar el nombre de un personaje que no era… y quiso borrar todo rastro de esa felonía?

  • Por qué el obispo Estévez no asistió al velorio de Bolívar… y se excusó por un quebranto.

  • Por qué fue necesario hacer una colecta para la urna de madera de Bolívar… ¿Por qué los adinerados samarios no donaron la urna al Padre de la Patria?

  • Si el Presidente de Colombia era el patriota Rafael Urdaneta ¿Por qué el Gobierno no sufragó el sepelio de Bolívar ni envió ayuda médica ni medicinas? ¿Será que Urdaneta nunca supo de la enfermedad de Bolívar hasta que los asesinos le anunciaron su muerte?

  • Como se sabe, la noche septembrina fue el intento de magnicidio, cuando el venezolano Pedro Carujo irrumpió en el Palacio de Gobierno de Bogotá para asesinar a Bolívar; y en su intento de magnicidio mató a mansalva al edecán Ferguson y otros oficiales ¡Y aquí la interrogante! ¿Por qué luego de la muerte de Bolívar, sus acompañantes en Santa Marta, que se decían sus files oficiales y amigos, se sumaron al movimiento político que organizó este asesino: Pedro Briceño Méndez, su sobrino Fernando Bolívar, Perú De LaCroix y el hasta el general Laurencio Silva… Luego de muerto Bolívar, estos personajes, que se decían fieles al Libertador y fueron testigos de su muerte, se unieron al movimiento que liderizaba el asesino Pedro Carujo ¿Será que todos ellos eran cómplices para asesinar a Bolívar? ¿Cómo se explica que los edecanes de Bolívar en Santa Marta, luego de la muerte del Libertador, se unieron al asesino Pedro Carujo que protegido de Páez?

  • Por qué en el Testamento de Bolívar los más beneficiados, en la repartición de los bienes, fueron precisamente Fernando Bolívar y su cuñado José Laurencio Silva ¿Será que ellos fueron los que falsificaron el Testamento y por eso cometiendo tantos errores en su contenido, donde se evidencia falsificación de datos?

  • Por qué, luego de la muerte de Bolívar, y a su regreso a Venezuela, Páez le regala a Laurencio Silva el hato San Pablo Paeño en el Apure ¿Será por favores relacionados con la muerte de Bolívar?

  • ¿Por qué si el Dr. José María Vargas era el “albacea” del Testamento de Bolívar, y “un admirador del Libertador” a decir de la Historiografía Oficial, no autorizó la repatriación de los restos del Libertador cuando María Antonia Bolívar le suplicó siendo el Presidente de Venezuela?

  • Como explica la historiografía oficial la traición de Fernando Bolívar: Como se sabe, su sobrino Fernando acompañó a su tío apenas regresó de los Estados Unidos en 1828 ¡Y aquí lo increíble! luego de la muerte de su tío Simón Bolívar, al mes siguiente, regresó a los Estados Unidos para publicar, tres meses después, un libro que enaltecía las figuras de José Antonio Páez y Locadio Guzmán, justamente los más enconados enemigos de Bolívar, quienes anunciaron su muerte en enero de 1831, no por una Tuberculosis sino de manera criminal y humillante, al publicar “El General Bolívar murió por un Chancro en el Culo”… Fernando Bolívar, como escritor ¡Nunca escribió sobre su tío! pero si halagaba a Páez, tal cual confiesa en sus Memorias… ¿Fue Fernando Bolívar el Agente de los Estados Unidos que informaba los pasos de Bolívar hacia Santa Marta? ¿Cómo pudo Fernando Bolívar escribir a favor de Páez, tres meses después de muerto Bolívar, si desde que llegó de los Estados Unidos estuvo junto a su tío? ¿Es que Fernando mantenía contacto con Páez cuando trabajaba como amanuense de su tío el Libertador en Bogotá? ¿Será que Fernando despreciaba a la familia “Bolívar” ya que él y sus hermanos eran hijos naturales no reconocidos por las hermanas Bolívar?

  • Sabían, los integrantes de la Comisión Presidencial, que Fernando Bolívar no era precisamente un fiel amigo de su tío: cabe recordar, que Fernando Bolívar, su madre María Tinoco y sus hermanos: Felicia y Juan, eran muy pobres, ya que las hermanas de Bolívar nunca reconocieron el concubinato de Juan Vicente con María Tinoco ¿Fue este resentimiento el que traicionó a Simón Bolívar cuando confiaba en su sobrino natural Fernando Bolívar que se educó por seis años en los Estados Unidos? ¿Por qué creer en Fernando Bolívar, si como él mismo afirma en sus Memorias, era un resentido de los Bolívar?

SOBRE EL TRASLADO DE LOS RESTOS (LA REPATRIACION)

  • Por qué si la travesía de La Guaira a Santa Marta es de tres días, tal cual duró el viaje para la repatriación, el viaje de regreso de Santa Marta a La Guaira fue de 23 días: ¿Qué pasó durante ese trayecto?

  • Por qué el Dr. José María Vargas no realizó un Informe Científico sobre los restos de Bolívar: no midió sus huesos, identificó el esqueleto, señaló sexo, edad, patología forense, ni registró datos científicos propios de un “Informe de Patología Forense” como se acostumbraba en la época y ordena la ciencia médica… y por el contrario, Vargas se limitó únicamente a presentar, al Ministerio Público, una Factura de Cobro por los materiales utilizados para la conservación de la osamenta: cera para modelar, manto de Damasco, alambres y la urna de plomo ¿Por qué el Dr. José María Vargas no hizo un Informe sobre ese esqueleto que sería sellado en una urna de plomo? ¿Por qué Vargas pretendió cobrar 92, 12 pesos por los materiales utilizados en la conservación del esqueleto de Bolívar?

  • Por qué el Dr. José María Vargas colocó dentro de la urna de plomo una copia de la Factura de Cobro por 92,12 pesos que cobró por los materiales para restaurar el esqueleto que trasladó desde Santa Marta… ¡Repito! No se trató de un Informe Científico para Certificar la osamenta que trató para su conservación, como aseguró la Comisión Presidencial… Es una vulgar factura de Cobro, que por el contrario, desdice del profesionalismo de este afamado médico guaireño ¿Será que colocó allí la factura, como una deuda pendiente, ya que el Ministerio del Interior no la pago?

  • ¿Por qué el general Mariano Montilla y Fernando Bolívar no asistieron a los actos de repatriación de Bolívar en 1842 ¡Y eso que fueron invitados especiales! ¿Será que el personaje repatriado no era Bolívar?

  • Por qué Mariano Montilla y Fernando Bolívar, luego que murió el Libertador se fueron a los Estados Unidos ¿Debían rendir cuenta sobre la muerte de Bolívar?

  • ¿Por qué dos personajes claves para develar la muerte de Bolívar, como lo fueron Perú de LaCroix y Révérend, se suicidaron? O sería más bien que fueron eliminados para que no hablaran…

Como puede ver, todos estos aspectos que generan dudas, contradicciones, incertidumbre, angustia, preocupación y fundadas contradicciones, con la Historiografía Oficial, NO FUERON INVESTIGADOS POR LA COMISIÓN… TODOS FUERON OMITIDOS… Y NI SIQUIERA FUERON SEÑALADOS EN EL INFORME FINAL

¡..Y ALGO AÚN MÁS GRAVE..! ¿POR QUÉ NO FUERON REVISADOS ANTE UNA NUEVA PRUEBA CONTUNDENTE, COMO LO ES LA BITÁCORA DE UNA NAVE DE GUERRA DE LOS ESTADOS UNIDOS, QUE INTERCEPTÓ A SIMÓN BOLÍVAR CUANDO SE DIRIGÍA A SANTA MARTA?… EN FIN… SON DEMASIADAS PRUEBAS QUE APUNTAN A UN ASESINATO Y QUE TODAS FUERON IRRESPONSABLEMENTE DESECHADAS POR LA COMISIÓN PRESIDENCIAL

¿SABE EL PRESIDENTE ESTA IRREGULARIDAD?

Pero además de todos estos aspectos, que obligaban a una investigación, la Comisión Presidencial fundamentó sus conclusiones en el diagnóstico del médico Révérend ¡Y aquí lo increíble! el propio Révérend sembró las dudas sobre su condición de Médico y la Tuberculosis:

Ante esta posición obcecada, acomodaticia y parcializada de la Comisión Presidencial, parecería inútil debatir lo dicho por este personaje francés ¡Y aquí lo sorprendente! Es precisamente la Tuberculosis la clave para denunciar las mentiras que escribió Révérend en sus Memorias:

Boletín Numero 1: Su Excelencia llegó a esta ciudad de Santa Marta a las siete y media de la noche, procedente de Sabanilla, en el bergantín nacional “Manuel”; y habiendo venido a tierra en silla de brazos por no poder caminar, le encontré en el estado siguiente: la enfermedad de Su Excelencia me pareció ser de las más graves y mi primera opinión fue que tenía los pulmones dañados. Santa Marta 1º de diciembre.
Boletín Numero 2: Su excelencia pasó mala noche, desvelado y tosiendo. Además de tener el cuello delgado, también tiene el pecho contraído, y agregando a estas señales la amarillez de su rostro, opiné que la enfermedad era un catarro pulmonar crónico. Santa Marta 2º de diciembre.

Como se puede leer en los primeros dos boletines, Révérend diagnosticó la Tuberculosis desde el primer momento: “Entonces fue cuando me llamó a su casa el General Montilla, y sin preámbulo me dirigió las palabras siguientes: Tengo el mayor interés de saber de usted, doctor, cuál es su concepto sobre la enfermedad del Libertador: dígame la verdad francamente y sin rodeos. Me recogí un momento para contestar tan imprevista pregunta: ¡Señor General! Con el más profundo sentimiento participo a Usted que la enfermedad del Libertador no tiene remedio, pues en mi concepto, como facultativo, la considero como TISIS PULMONAR llegado en último grado ¡Y esta no perdona!”

¡Y aquí lo increíble! Révérend en sus Memorias se contradice con una anécdota que develan la mentira de la Tuberculosis:

En su Boletín número 6 del 6 de diciembre, escribe sobre el traslado de Bolívar, dada la gravedad de su Tuberculosis, cuando es llevado a la Quinta San Pedro Alejandrino a 5 kilómetros de la ciudad. En ese trayecto, Révérend describe un diálogo, cuando Joaquín de Mier hizo un alto para buscar a su esposa Isabel:

Al llegar a la casa de Joaquín de Mier, su esposa sale a recibirlo y le dice a su esposo:- Joaquín… Tráeme al Libertador para conversar con él.
– ¡Imposible! Le dice Joaquín: – ¿No ves su estado? No puede dar un paso… Pero Bolívar, que estaba presenciado la escena, se bajó de la berlina para estrechar la mano de doña Isabel y rendirle su respeto, al momento en que le dijo a doña Isabel:- Señora, aún me quedan fuerzas para ir a besar a Usted la mano.
Dice Révérend, que doña Isabel, impresionada con el gesto que expresaba un hombre moribundo, subió al coche para acompañarnos en el viaje a San Pedro, donde llegamos ya caída la noche.

Aún cuando la tuberculosis tiene su día, el 24 de marzo de 1882, cuando Robert Koch presentó su descubrimiento con bases científicas ante los 36 miembros de la Sociedad de Fisiología de Berlín, su padecimiento está señalado en la Biblia como un mal que devastaba a los pueblos; dice en el Verso 22 “Jehová te herirá de tisis, de fiebre, de inflamación y de ardor, con sequía, con calamidad repentina y con añublo; y te perseguirán hasta que perezcas”. La tuberculosis acompaña al hombre desde la más remota antigüedad. El Código del rey Hammurabi de Babilonia menciona la tisis pulmonar, identificada por Hipócrates hacia el 360 a. C. quien acuñó el término “tisis” como una enfermedad infecciosa y contagiosa.

Si era verdad que Révérend era médico y que diagnóstico la Tuberculosis en grado extremo ¡Nunca hubiera permitido! que Bolívar besara la mano de doña Isabel ni mucho menos permitido que todos viajaran juntos dentro de la misma berlina, respirando el mismo aire de un tuberculoso, ya que para esa época, los tuberculosos eran aislados ante el temor de una epidemia de contagio por el aire, y hasta sus ropajes eran quemados.

Esta incongruencia de un Bolívar Tuberculoso y una anécdota que indica lo contrario, lo hallamos también en cartas e imágenes de Bolívar para esa misma época cuando se trasladaba a Santa Marta… Aquí alguna de esas cartas contradictorias con un Bolívar agonizante:

SR. ESTANISLAO VERGARA.

“Dentro de tres días me voy hacia Santa Marta ¡por hacer ejercicio! por salir del fastidio en que estoy y por mejorar de temperamento•

Cartagena 25 de septiembre de 1830

Carta escrita por Simón Bolívar, faltando 2 meses y 23 días para morir de tuberculosis, como asegura la Historiografía Tradicional

CORONEL CASTELLI

Usted verá por mi Proclama que he respondido al grito de la patria; y además marcho a la cabeza de 2.000 hombres a restablecer el orden donde quiera que esté turbado. Mis antiguos compañeros me volverán a ver a su lado participando de sus peligros y de sus trabajos ¡Muy pronto me tendrán ustedes por allá!

Cartagena 18 de septiembre de 1830

Carta escrita por Simón Bolívar, faltando 3 meses para morir de Tuberculosis, como asegura la Historiografía Tradicional

General Pedro Briceño Méndez

(…) se está tratando de formar un ejército para reintegrar a Colombia (…) se nos ha dicho que el descontento aumenta en Venezuela por las reformas del Congreso de Páez (…) usted verá por mi Proclama, aunque no ofrezco mucho no ofrezco nada, sino servir como soldado (…) Si me dan un ejército lo aceptaré y si me mandan a Venezuela iré. Mientras tanto se están haciendo las elecciones conforme a la Ley, y, si acaso fuere nombrado constitucionalmente por la mayoría de los sufragios aceptaré, si me convenciera de que mi elección era verdaderamente popular.

Cartagena 20 de septiembre de 1830

Carta escrita por Simón Bolívar, faltando 2 meses y 28 días para morir de Tuberculosis, como asegura la Historiografía Tradicional

COMENTARIO: En esta última Carta, Bolívar se presenta como un soldado dispuesto a continuar la guerra ¡Y sólo por un mandato del pueblo! volvería a la Presidencia de Colombia… No es el Bolívar enfermo, fracasado y desgreñado que salió de Bogotá un 8 de mayo “con el rabo entre las piernas”, como lo pinta la historiografía oficial y los rostros decrépitos que dibujó José María Espinoza ¡Por el contrario! Es el Bolívar arrogante, altivo, lleno de vida y delirante que logró la emancipación de seis naciones en menos de siete años, tal cual pintó con ese rostro gallardo y ensordecedor, Antonio Meucci, artista italiano que lo visitó por esos días en Cartagena… Es un contrates de pinturas realizadas por dos artistas, y en la misma época, que pueden ser contemplados en la Fundación Boulton en la Plaza Panteón de Caracas: El Bolívar Decrépito de Espinoza o el Bolívar Gallardo de Meucci. La diferencia está, en que Bolívar posó para el pintor italiano Antonio Meucci, mientras que José María Espinoza lo dibujó para la godarria bogotana que maldecía al Libertador, y se empeñó en desdibujar no sólo su obra sino su rostro.

Así lo pintó José María Espinoza para julio de 1830: ¡Enfemo y Agonizante!

Así lo vio y pintó Antonio Meucci en agosto de 1830: ¡Arrogante y Altivo!

¿Por qué dos afamados pintores lo vieron diferente? ¿Fue parte de la Conspiración presentar a un Bolívar enfermo y derrotado como lo ha celebrado la Historiagrafía Oficial por 180 años? ¿Por qué el empeño de los historiadores el defender al Bolívar de Espinoza? ¿Será que la influencia imperialista de los Estados Unidos sigue infiltrada en la intelectualidad de los hispanoamaricanos?

Para responder al enigma de las pinturas de Meucci y los rostros decrépitos de Espinoza, el Presidente de la Academia de Historia, Vicente Lecuna, no sólo criticó el estilo del artista italiano “y su pobre trabajo artístico” para desmeritar su obra, aduciendo que Meucci nunca pintó a Bolívar antes de conocerlo en Cartagena en 1830… Y para explicar la contradicción de sus pinturas vivificantes con los rostros agonizantes de Espinoza, respondió: “Es que Meucci fue muy bondadoso y lo vio con los ojos de la admiración. Meucci es un mal artista que no da para más” queriendo decir, que no representó el verdadero rostro de Bolívar…

Y aquí las preguntas:

¿Por qué el empeño, de algunos historiadores fundamentalistas en defender al Bolívar enfermo? ¿Por qué los eruditos de la historia condena a quien diga lo contrario? ¿Será que las Academias de Historia están dirigidas por el imperialismo fundamentalista? ¿Son ellos quienes se aseguran que el Bolívar fracasado,enfermo y agonizante, siga siendo el paradigma de una independencia? ¿Por qué el empeño de defender al “Bolívar fracasado” y no al Bolívar mártir asesinado?

BOLÍVAR MANIPULABA CON SU SALUD PARA DESCONCERTAR A LOS ENEMIGOS

Quines invocan algunas cartas de Bolívar hablando de su enfermedad, saben, que Bolívar manipulaba con su estado de salud para desconcertar a ,los enemigos… Modalidad inteligente que empleaba Bolívar para apaciguar las pasiones de sus detractores, y que deberían conocer los eruditos de la historia, quienes, para argumentar que Bolívar estaba enfermo cuando viajaba a Santa Marta, invocan las cartas que escribió para presentarse viejo, cansado, enfermo y agonizante, como esta que Bolívar escribió en septiembre de 1830:

“…porque mi natural es contrario a la vida sedentaria: porque carezco de conocimiento: porque estoy cansado y estoy enfermo. No puedo, mi amigo, no puedo volver a mandar… me parece que yo, lejos de servir, me voy del paísofrecí, pues, disimular, hablando vagamente de servir como ciudadano y como soldado…me parece que yo, lejos de servir, me voy del paísno espero salud para la patria. Este sentimiento, o más bien esta convicción íntima ahoga mis deseos y me arrastra a la más cruel desesperación… porque nada puede un pobre hombre contra un mundo entero y porque soy incapaz de hacer la felicidad de mi país, me deniego a mandarlo”

¡Toda una estrategia de Bolívar para confundir a los conspiradores!

Hay que recordar, que la gesta independentista obligó al Libertador y sus colaboradores, a establecer un sistema de comunicación, utilizando claves y códigos, que no podían ser descifrados por los españoles… Pero la red realista contaba con espías y curas en las sacristías, que filtraban la información obtenida en los confesionarios, so pena de la excomunión.

¿Y cómo contrarrestó Bolívar esta red de espionaje?

Muy simple… Se generaba más de una carta, a distintos destinatarios y distinta información… De allí el éxito de la liberación de Nueva Granada, ya que Bolívar escribió que iba a Cúcuta con Páez, mientras a sus oficiales les comunicaba el paso de Pisba, para sorprender al general José María Barreiro, que nunca se imaginó la estratagema del Libertador cuando lo sorprendió en Pantano de Vargas.

Pero Bolívar tenía otra arma mucho más efectiva para apaciguar a sus enemigos en sus planes de derrotarlo

Bolívar también utilizaba la argucia de presentarse enfermo y agotado, porque así manipulaba el sentimiento de lástima, condolencia y misericordia a su favor:

En el año de 1823 estaba en el Perú, abandonado por el Congreso de Bogotá ante la fuerza indetenible del Virrey la Serna que dominaba el territorio Inca ¡Todos apostaban al fracaso de Bolívar en el Perú! El Libertador se hallaba en Pativilca, un lugar desertico del Pacífico, donde estaba enfermo y agonizante, cuando sus oficiales llamaron con urgencia a Manuelita, ya que todos aseguraban un desenlace fatal… Y cuando llegó el momento culminante de implorarle que regresara a Venezuela, porque todo se había perdido en el Perú, Bolívar respondió:

-¡Aún me falta algo por hacer!

-¿Qué quiere hacer su Excelencia, que no haya hecho todavía?- Le pregunta su médico.

– A lo que responde Bolívar con determinación: ¡¡¡TRIUNFAR!!!

Y de inmediato, ordenó ensillar su caballo para triunfar en Junín y Ayacucho para liberar lo que fue el imperio Inca luego de 300 años de esclavitud.

¡¡¡Ese era Bolívar!!! Un hombre impredecible en la acción y persistente hasta la terquedad

El 24 de mayo de 1821, con 37 años de edad y a un mes de triunfar en la Batalla de Carabobo, escribió a Santander en Bogotá:

“Añado a todos los males que me aquejan, que mi salud está ya descalabrada, que comienzo a sentir las franquezas de una vejez prematura… Además estoy cansado y algo malo; mi vida es demasiado activa y ya veo con repugnancia los trabajos sedentarios… Deseo un merecido descanso, aunque yo no sé si reposo que tanto anhelo me sea tan necesario; pero puedo asegurar que mis sentidos me piden descanso”

¡Fue este Bolívar enfermo el que un mes después venció el 24 de junio de 1821 en Carabobo para luego emprender la liberación de Ecuador, Panamá, Perú y Bolivia!

Esta estrategia de manipular su salud a favor de un objetivo, la encontramos en Bolívar desde que era muy joven: En el año de 1805, tenía 21 años de edad, escribe a Fanny Duvillar la siguiente Carta:

“Había caído en un estado de consumición, y los médicos declararon que iba a morir ¡Era lo que yo deseaba! Una noche que estaba muy mal, me despierta el maestro Rodríguez con un médico alemán. Yo no comprendía una palabra de lo que ambos conversaban. El médico luego de examinarme se marchó”

Cuando Bolívar hace su entrada triunfal a Bogotá, luego de liberar la Nueva Granada tras atravesar el Páramo de Pisba en la Cordillera Asesina, le indica a Santander:

“Mande a componer la Quinta que es donde voy a vivir como enfermo, mande a comprar platos para muy pocos amigos, porque voy a vivir muy sobriamente en calidad de enfermo. Mi deseo es llegar lo más pronto posible a la Quinta porque llegaré muy estropeado, porque es muy lejos, y porque estoy bastante estropeado con los cuidados que me dejan dormir y con las penas físicas, después de estar muy viejo y muy falto de robustez. Créame usted, pocas veces he tenido tantas inquietudes como ahora”

Tenía Bolívar 35 años de edad cuando escribió esta Carta de enfermo ¡Y la verdad fue otra! No sólo la Quinta se convirtió en el lugar para celebrar éxitos diplomáticos y batallas, sino que de allí partió hacia el Sur para liberar el Continente y crear la nación de Bolivia diez años después.

Se preparaba Bolívar para emprender la liberación del Perú para batallar en Junín donde se destacó como el mejor de los espadachines, al enfrentar a más de un enemigo a la vez, cuando escribe a Santander en Bogotá:

“Llevo varias noches sin poder dormir, pensando si debería o no regresar a Bogotá. Toda la noche estuve marchando hacia esa ciudad, pero al amanecer me volví a Quito, solicitando al mismo tiempo la orden de retirarme, porque ya estoy pobre, viejo, cansado y no sé vivir de limosna”

Estas cartas ¡Y muchas otras más! son lo que Jorge Mier Hoffman ha llamado LOS EXPEDIENTES X de la Academia Nacional de la Historia, ya que son conocidas, pero escondidas celosamente como un tesoro, para seguir manteniendo la versión del Bolívar entristecido que, al final de sus días, según asegura la historia oficial, Bolívar no sólo fracasó, sino que además de perder la Gran Colombia también perdió su hombría, al morir de una enfermedad venérea, que, en esa época padecían los homosexuales, tal cual hoy le acuñan al SIDA ¡Y con esa infamia se anunció la causa de la muerte del Libertador!

En la publicación del tercer Libro La Carta, que saldrá en el 2015, serán publicadas otras cartas que desmontarán las mentiras “de un Bolívar enfermo que partió de Bogotá el 8 de mayo de 1830”, tal cual narró Gabriel García Márquez en “El General en su Laberinto”. Son cartas del Departamento de Estado yanqui, donde el Secretario Martin Van Biuren era informado por Mr. Moore sobre las operaciones militares de Simón Bolívar, quien partió de Bogotá, ese 8 de mayo, al frente de un ejército de ¡DOS MIL HOMBRES! y le esperaban en Cartagena otros 6.500 reclutas para invadir a Maracaibo… es decir… Bolívar estaba en guerra y había que frenarlo…

SEGUNDA PARTE: Antecedentes para denunciar el asesinato de Bolívar

El 25 de Julio se leyó el Informe de la Comisión; es una fecha por demás muy significativa para Jorge Mier Hoffman, no precisamente por tratarse de la fecha de Caracas y la barbarie española, sino por una conversación premonitoria que sostuvo un 25 de julio de hace doce años, con un gran amigo suyo, o mejor dicho, con una persona de quien aprendió la esencia del “Enigma de Bolívar”: se trató de José Luis Salcedo Bastardo, número 17 de la Academia Nacional de la Historia, que dedicó su vida a la investigación de Simón Bolívar… Aquí la conversación:

-Bolívar no nació el 24 de julio, sino el 25 de julio-. Me aseguró Salcedo Bastardo.

-¿Hay pruebas?- Le pregunté con sorpresa.

-¡Claro!Y son pruebas irrefutables Me dijo para argumentar-: El propio Simón Bolívar se lo confesó a Fanny Duvillar en París, donde le dijo:

“Mi abuelo, como Alférez Real que era, se comportaba como un viejo requete godo y sumamente beato, e insistía que mi padre me diera el nombre del Santo del día en que realmente nací, el 25 de Julio, o sea el del apóstol Santiago, el más chapetón de los santos, ya que es el único que lleva la Santidad en el Nombre y por tanto nunca se le dice San Santiago”

Entonces ¿Por qué se sigue celebrando el 24 y no el 25 de julio?Le pregunté intrigado, para escuchar de Salcedo Bastardo una advertencia que se convertiría en una premonición en mis investigaciones sobre Bolívar; me dijo:

Amigo Mier, hay dos fechas que son tabú para las Academias de Historia ¡¡¡Y Usted nunca debe cuestionarlas!!! si no quiere ser condenado por la Inquisición Cultural, que resulta mucho más perversa que la Inquisición Católica: La fecha de nacimiento y la fecha de la muerte de Bolívar.

-¿Por qué?-Le pregunté desconcertado… Para escuchar una verdad que hoy confirmo con todas sus implicaciones y consecuencias: él me dijo-:Porque toda la literatura de Bolívar se fundamenta en el 24 de julio y el 17 de diciembre. Son dos fechas en que se le llevan flores al Panteón Nacional, y todas las plazas del planeta sirven de escenario para los más enconados discursos para honrar al héroe de la Patria ¡Pero hay algo más grave! Toda la literatura de Bolívar comienza el 24 de julio y termina el 17 de diciembre.

Dijo Jorge Mier Hoffman: Fue una conversación que quedó grabada en mi memoria y que sostuvimos en sus Oficinas en el Parque Central (donde por cierto, se leyó el Informe de la Comisión Presidencial para Investigar el Fallecimiento de Simón Bolívar ¿Coincidencia o el destino de un acontecimiento que cambiará la historia?) Fue una entrevista que marco el rumbo de mis investigaciones en los próximos años, porque tanto la fecha de nacimiento de Bolívar, como la fecha de su muerte, tiene en común a una mujer que ha sido estigmatizada por la Academiade Historia; su nombre: Fanny Duvillar

¿Por qué Fanny es la Clave del nacimiento y la muerte de Bolívar?

Así como Bolívar le envió a Fanny una Carta para decirle la verdadera fecha de su nacimiento, el 6 de diciembre de 1830, a las “Puertas del Sepulcro”, Bolívar le escribió a Fanny una Carta “llena de signos vacilantes” con Códigos y Signos masónicos, que al ser develados como una modalidad templaria de codificar cartas, descubrimos la verdad de lo que será su muerte. Una Carta que removió los cimientos de las Academias de historia cuando la presenté como una prueba del asesinato de Bolívar, con el eslogan comercial:

La Carta “que cambiará la historia”

¡Y cómo lo advirtió Salcedo Bastardo! los acantonado eruditos de la historia, enfilaron sus baterías para contradecir la denuncia pero ¡nunca han presentado pruebas! que refuten el contenido del Libro La Carta“que cambiará la historia”, donde se expone con lujo de detalles la verdad sobre la muerte del Libertador Simón Bolívar, lo cual fue posible, al develar los Códigos y Signos que Bolívar utilizo en una Carta dirigida a Fanny Duvillar, y que escribió el 6 de diciembre de 1830, cuando era trasladado de la Oficina de Aduanas en Santa Marta a la Quinta San Pedro Alejandrino.

(Bolívar, como Masón, utilizaba Códigos y Signos para encriptar mensajes ocultos en sus cartas, que con seguridad serían interceptadas por los enemigos, y así ocultar la verdadera información contenida en la comunicación)

FUNDAMENTALISMO HISTÓRICO Vs MATERIALISMO HISTÓRICO

El Fundamentalismo Histórico es la verdad incuestionable que decreta la Historia Oficial de los hechos, con sus ingredientes axiomáticos de: inapelable, indiscutible e incambiable… ¡¡¡En fin!!! el Fundamentalismo Histórico es lo más parecido a la Religión, en cuanto a creer en lo que no se ve y aceptar lo que otros dijeron; como lo definió Emile Durkheim: “Es un sistema unificado de creencias y prácticas relativas a las cosas sagradas, cosas prohibidas, creencias y prácticas que debe aceptar el colectivo sin recelo y sin resabio”

Este Fundamentalismo Histórico se enquistó en las Academias de Historia, donde vegetan de por vida eruditos personajes, cuya voz debe hacer eco en los oídos del común de la gente, deben repetir, en sus opiniones, “las voces analfabetas de la historia”, y por lo tanto, sus dictámenes constituyen las letras para las Cátedras de Estudios… Ellos repitieron las mentiras sobre la muerte de Bolívar que escribieron sus enemigos de Bogotá, para imponerlas como verdades que se repite una y mil veces en toda la literatura, para constituir una religión que rezan los primogénitos historiadores, en su avidez de pertenecer a esa casta de connotados personajes ensalzados de admiración y reconocimientos, que son tan ajenos a la realidad circundante, que no tienen nombre, sino que se hacen llamar “números” ¡Y de por vida! Ya que sus dictámenes son inapelables… Como lo demostró Elías Pino Iturrieta el miércoles 12 de mayo del 2010, Director de la Academia Nacionalde la Historia de Venezuela, cuando fijó posición, en el diario “Últimas Noticias, sobre el contenido de La Carta“que cambiará la historia” y las investigaciones de Jorge Mier Hoffman:

Es una fantasía asegurar que a Bolívar lo mataron, como lo afirma Jorge Mier Hoffman. Es algo esotérico mencionar Códigos y Signos; es producto de la fantasía nombrar a traidores que no existen, fusilamiento sin fusileros, no es ni siquiera una Novela Histórica ¡Es una Telenovela! Decir que a Bolívar lo mataron es entrar en el terreno de la fantasía. La verdad sobre la muerte de Bolívar la escribió el médico francés Alejandro Próspero Révérend ¡Y punto!”

Es así como el Fundamentalismo Histórico impone su verdad, sin aportar pruebas y evadiendo la confrontación, para asegurar que la única verdad fue la escrita por Révérend como médico de cabecera del Libertador, cuando lo atendió en la casa del noble español Joaquín de Mier en Santa Marta, quien a decir de Révérend “Fue un benefactor de Bolívar, cuando todos le daban la espalda”… De esta manera, el Fundamentalismo Histórico sembró en la conciencia histórica tres mentiras que se repiten como verdades incuestionables, que como oraciones, se rezan en todas las escuelas desde hace 180 años y que invocan los eruditos integrantes de la Academia de la Historia:

“La Clave de la Muerte de Bolívar está en la Quinta San Pedro Alejandrino donde agonizó, hizo su Testamento, se confesó, murió, se le hizo la autopsia, y su cuerpo fue trasladado de allí para el embalsamamiento, el velatorio, la sepultura en la Catedral y la Repatriación”

Por lo tanto, la historiagrafía oficial sentenció:

a) Bolívar murió por tuberculosis porque así lo diagnosticó Révérend

b) Bolívar murió en la Quinta San Pedro Alejandrino propiedad del noble español Joaquín de Mier, que lo admiraba y quien le brindó auxilio y protección en su enfermedad ¡Joaquín de Mier fue un admirador y un benefactor de Bolívar!

c) Gracias al Dr. José María Vargas, excelso admnirador del Padre de la Patria, se pudieron preservar los restos mortales de Bolívar, cuando fue a buscar sus venerables restos a Santa Marta en 1842

¡En Fin! Toda la muerte de Bolívar está vinculada a la Quinta San Pedro Alejandrino: la Enfermedad, el Testamento, la muerte, la Autopsia, el Embalsamamiento, el Velatorio, la Sepultura en la Catedral de Santa Marta, la Repatriación y el cuerpo expuesto en el Panteón Nacional

Contrario al Fundamentalismo Histórico que no admite discusión, hay otra verdad que se fundamenta en la objetividad basada en la investigación, hechos, documentos, evidencias y confrontaciones, que sin complejo ni vergüenza se analizan y discuten en cualquier escenario, y no sólo en los claustros de las Academias de Historia.

Es el Materialismo Histórico que encuentra su primer enemigo en esas Academias de Historia, con sus barreras infranqueables por miles y miles de libros que se han escrito sobre hechos que no pueden ser cambiados, porque ello significaría “cambiar la historia” ¡Y por consiguiente! tirar al balde de la historia novelada las mentiras y tergiversaciones, que en muchos casos, inmortalizó a personaje como eruditos intelectuales de la historia, dueños de la verdad impoluta para todas las generaciones, sin importar, que el fundamento de sus aseveraciones se hizo en un momento histórico donde no habían los recursos informáticos, no se habían aportado nuevas evidencias, ni se profundizó en las investigaciones… Es el caso del Dr. Vicente Lecuna, dueño del Banco de Venezuela, un hombre adinerado y amante de la historia, cuya fortuna le permitió convertirse en el primer coleccionista de Objetos de Bolívar y el mandamás en la Academia Nacional de la Historia.

Denunció el poeta Andrés Eloy Blanco ante la Asamblea Nacional en 1947:

Aquí lo que pasa es que el Dr. Lecuna cree que Bolívar es de él, que después de la Academia de la Historia, y por último es de Venezuela”

Lecuna se ufanaba públicamente en “CERTIFICAR” lo que era o no era de Bolívar ¡Y todo aquel que contradijera sus oraciones era proscrito por Academia dela Historia y condenado al escarnio histórico!

Fue el caso del Dr. José “Pepe” Izquierdo, un sabio de la medicina: anatomista del la UCV, cuya Cátedra de Estudio lleva su nombre. Pero además, “Pepe” Izquierdo era historiador… y cometió un ¡Sacrilegio! como fue “Contradecir a Lecuna al denunciar ante la opinión pública: ¡Révérend no era médico!”

Hay que recordar, que Révérend es la única fuente oficial sobre la muerte de Simón Bolívar… Y no obstante que del Bolívar VIVO existen miles de biografías ¡del Bolívar MUERTO sólo él escribió


Pulse AQUÍ para escuchar REVEREND Clave de un Magnicidio

Sólo existe las Memorias de Révérend ¡Qué por cierto! No las escribió luego de la muerte del Libertador ¡Sino 36 años después y en París! Por lo tanto, para los eruditos integrantes de las Academias de Historia, Révérend es la columna que sostiene la “mentira”… En consecuencia… si cae la columna de Révérend… se derrumbaría también la mentira narrada en millones de libros que han sido publicados por 180 años… De allí… que la Comisión Presidencial no escudriño en la historia de este personaje francés, ante el temor de descubrir que NO ERA MÉDICO…

(La muerte de Bolívar se sustenta en estos cuatro postulados, que como columnas indestructibles, sostienen la historiografía oficial: La Tuberculosis, Joaquín de Mier, San Pedro Alejandrino y el Panteón Nacional… y donde Révérend es la Clave de toda la mentira, puesto que también Révérend fue quien Certificó la osamenta que fue repatriada 12 años después, al asegurar que mostraban las señales de la Autopsia por él practicada)

“Pepe” Izquierdo buscó afanosamente en los archivos de medicina de Francia y no encontró las credenciales de quien se autonombró “Médico de Cabecera del Libertador”… Además “Pepe” Izquierdo publicó las negativas de los Congresos de Venezuela y Colombia, de la época, que negaron una pensión solicitada por Révérend, porque éste personaje francés no pudo demostrar con títulos que era médico; al respecto ambos Congresos dictaminaron: ¡Révérend no tenía título de Médico!

Asegurar que Révérend no era médico, era dudar de los Boletines que publicó en París este personaje francés sobre la enfermedad de Bolívar ¡Y por lo tanto! sería echar a la basura toda la literatura que se ha escrito sobre la “Tuberculosis de Bolívar”, lo cual ha sido el éxitos literarios de muchos autores e historiadores.

En 1947 la Academia Nacional de la Historia, al mejor estilo de la Sagrada Inquisición que llevaba a la hoguera a los herejes, publicó un dictamen para sentenciar a José “Pepe” Izquierdo de fantasioso e irresponsable al “dudar” de Révérend, puesto que dudar de Révérend era dudar de la osamenta de Bolívar en el Panteón Nacional, y en consecuencia, era ¡Poner en dudas toda la biografía que había sido publicada sobre la muerte de Bolívar! Sobre todo, porque “Pepe” Izquierdo halló en la Cripta de los Bolívar en la Catedral de Caracas, un cráneo aserrado que parecía pertenecer al personaje que fue repatriado en 1842, y sepultado en esa Catedral como Simón Bolívar.

ESTA ES LA HISTORIA

Asamblea Nacional, 13 de febrero de 1947.
Por tercera vez se instala la Comisión para debatir, sobre un macabro hallazgo en la Cripta de la familia Bolívar en la Catedral de Caracas: se trata de un cráneo humano con señales de autopsia, localizado, por el Dr. José Izquierdo, tirado entre huesos de animales, y que por sus características, podría tratarse del cráneo del Libertador Simón Bolívar.

-Habla el Dr. Rafael Caldera: “eses cráneo puede haber pertenecido a su esposa, a quién él hubiera hecho embalsamar. Estoy convencido que no es de Bolívar, sería conveniente traer un científico de los Estados Unidos para que lo estudie y nos de sus resultados”
-Dice el Dr. Izquierdo: “Ciertamente, es una lástima que Révérend no nos dejó una descripción anatómica del Libertador. Ni siquiera se ocupó de pesar el cerebro y estudiar su morfología. Probablemente no era médico o a lo sumo sería uno de tantos graduados a empujones por las universidades.


(El Dr. Vicente Lecuna de la Academia Nacional de la Historia, Monumento a los padres y esposa de Simón Bolívar en la Catedral de Caracas, el cráneo hallado en la Cripta de la Familia Bolívar en la Catedral de Caracas por el Dr. José Izquierdo, y el eminente médico junto a su esposa)

La autopsia hecha por Réverend al Libertador, fue tan deficiente, como la inspección de los restos que hizo el Dr. José María Vargas, quien, a pesar de ser un sabio y un profesor de anatomía, se limitó simplemente a hacer un sumario inventario de lo que faltaba y no de los huesos que habían. Si el Dr. Vargas nos hubiera dejado la debida información osteológica, acerca del Libertador, tendríamos hoy datos de valor absoluto sobre este cráneo”

Como se sabe, el Dr. José Izquierdo era Individuo de Número fundador de la Academia de Ciencias Físicas, Matemáticas y Naturales, pero además de un acucioso historiador, Pepe Izquierdo era una eminencia en la medicina anatomista, razón por la cual, el Instituto Anatómico de la Universidad Central de Venezuela lleva su nombre ¡Lo que nunca le perdonó el Dr. Vicente Lecuna como director de la Academia Nacional de la Historia! fue la denuncia que hizo Pepe Izquierdo: “Révérend no era médico. Su nombre no figura en el Archivo de la facultad de Medicina de París ni en algún otro instituto de Francia. Cuando años después Révérend pidió a los Congresos de Bogotá y de Caracas el título honorario de Médico Mayor del Ejército, las respectivas respuestas fueron negativas: la de Bogotá con cortesía, mientras que la de Caracas con la implícita y lamentable observación de que él no poseía título universitario… Sin embargo, por pertinacia subordinada a una especie mística romántica. Los historiadores se empeñan en sostener que Révérend era un eminente médico”

Sobre Alejandro Próspero Révérend escribió la Academia de la Historia un sermón eucarístico para alabar a Révérend: “El Dr. Révérend es uno de esos hombres a quienes el contacto con Bolívar, tocó de inmortalidad. En sus manos murió el Libertador, para entrar a vivir en el seno de Dios que le inspiró la libertad de América. Révérend fue testigo de la muerte católica del Libertador y vio cómo se extinguió ese sol de América y del mundo. Le vio morir como mueren los sabios y los santos: con el fulgor del sol eucarístico en sus pupilas, antes de fijarla para siempre en el Sol de las almas, Jesucristo. Bolívar murió arrepentido, humildemente inclinado ante el Señor que perdona al que se humilla; podemos decir que está ya gozando en el seno del Creador, porque San Pablo nos dice: “Si creemos que Jesús murió y resucito, creemos también que llevará consigo a los que mueren en él”

En fin… la historiografía oficial enmarcó la muerte de Bolívar en un cuadro católico que bendijo el médico francés, Alejandro Próspero Révérend, para inmortalizarse en la historia con el título “Muerto por tuberculosis en San Pedro Alejandrino, el 17 de diciembre de 1830.

Pero ¿Quién era este personaje que se hallaba en Santa Marta?

No existe de él ninguna biografía publicada y gran parte de su vida permanece en el misterio; de allí que para reivindicar ante la historia la controversia que suscitó su condición de médico, su pariente, el Dr. Héctor Révérend Pacheco, publicó una corta reseña biográfica:

“Révérend nació en Falaise, un pequeño poblado de Francia el 14 de noviembre de 1796, hijo del Coronel Felipe y María Révérend. Cuando Napoleón desembarcó en Cannes en 1815, se enroló en un Batallón de caballería, para combatir junto al Gran Corso… Pero la derrota de Napoleón llevó a Francia a la pobreza… Révérend junto con su padre, se dedican a la actividad litográfica en París. Fue en ese periodo donde logró matricularse en la Facultad de Medicina, donde no logró el doctorado sino el título de Oficial de Salud”

Otros historiadores más radicales en defensa a Révérend y su diagnóstico de la tuberculosis, han dicho: “Hasta hoy día se discute si este francés era o no médico, con pruebas y contrapruebas en uno u otro sentido. El punto es irrele-vante, pues el conocimiento médico en los primeros 30 años del siglo 19 no era más científico”
A mediados de 1828, Révérend viaja a Jamaica y de allí pasa a Santa Marta, atraído por el pujante puerto comercial… Pronto, el personaje francés se hizo de buenos amigos, como Joaquín de Mier y el Juez Político Manuel Ujueta, que lo favoreció en el establecimiento de un negocio de farmacia… Para entonces, Santa Marta sufría la devastación de la guerra, y los pueblos sufrían toda clase de calamidades… En ese panorama de pobreza, Révérend, como boticario, atendía a los enfermos… En una oportunidad fue llamado para atender una epidemia de viruela, lo cual fue agradecido por el general Mariano Montilla, como primera autoridad de Bolívar en el Magdalena, para ser designado Médico Cirujano del Hospital Militar.

Algunos historiadores dicen, que para obtener ese cargo, Révérend viajó a Cartagena donde existía la Escuela de Medicina, logrando de los doctores Ignacio Carreño y Dionisio Vera, una maestría sobre Salud.

Lo cierto del caso… es que esta ha sido la única referencia médica que se tiene de Révérend, que pasó a la historia como médico de cabecera del Libertador, con esta narración contada por la historiografía oficial:

Santa Marta, Siete de la noche del 1º de diciembre de 1830:
Réverénd se encuentra plácidamente conversando con Manuel Ujueta, en su Botica de la calle de “La Cárcel” número 11, cuando se baja de un coche el clérigo José María Estévez, Obispo de Santa Marta, y Vicepresidente del Congreso:

-¡Vaya sorpresa!- Comenta Manuel Ujueta al ver al Obispo.
-Necesito, doctor, que me acompañe al puerto- Ordena el Obispo
-¿De qué se trata?- Pregunta Révérend
-Ha llegado al puerto el General Simón Bolívar, a bordo del bergantín “Manuel”, en un estado de salud tan lamentable, que ni siquiera puede mantenerse de pie, y hubo necesidad de bajarlo en silla de mano improvisada por los marineros.

¡Aclaramos! que esta es la versión Oficial sobre la llegada de Bolívar a Santa Marta… Para entonces… tenía Révérend 32 años, cuando pasa a la historia como “Médico de Cabecera del Libertador”, tal cual escribió Révérend en sus Memorias que publicó en París en 1866, o sea, 36 años después de muerto Bolívar, donde leemos el Prólogo que le hace su amigo Miguel Vengoechea, un pariente de Joaquín de Mier:

Señor Doctor Alejandro Próspero Révérend… Muy señor mío… He leído con mucho interés, el manuscrito de usted sobre la última enfermedad y últimos momentos del Libertador Simón Bolívar. Ver morir al Héroe y al Gran Patriota de la América del Sur, digo, en una modesta casa de campo, pobre, perseguido y acompañado solamente por unos pocos amigos y servidores fieles, es un espectáculo bien digno de las serias meditaciones del filósofo y político americano.

A usted pertenece también el honor de haber asociado su nombre a estos últimos y memorables días. Usted asistió al Libertador en su última y penosa enfermedad, sin separarse de su lado ni de día ni de noche, dedicándole desvelos muy asiduos y negándose después a aceptar recompensa alguna pecuniaria. Todas estas consideraciones que se desprende de la lectura del manuscrito, me mueve a excitarle para que proceda Usted sin demora a publicarlo. Si como Usted me ha indicado, en 1831 se dieron a la luz pocos ejemplares de los BOLETINES de la enfermedad del Libertador, es indudable que éstos han desaparecidos… Su servidor y amigo: Miguel Vengoechea”

Uno de los aspectos más controversiales sobre la agonía de Bolívar en Santa Marta, es la versión de Révérend, como el único médico que lo atendió durante esos 17 días de agonía, no obstante, que el mismo Révérend dice en su Segundo Boletín del 2 de diciembre:
“Su Excelencia pasó mala noche, desvelado y tosiendo. Opiné que la enfermedad era un catarro pulmonar crónico, tanto más cuanto yo reparaba los esputos de color verdoso. Fue de la misma opinión el Dr. M Night, cirujano de la goleta de guerra “Grampus” de los Estados Unidos, que casualmente se hallaba en esta plaza. A las diez de la mañana conferenciamos el Dr. M Night y yo para arreglar un método curativo, y lo hicimos en estos términos: los remedios pectorales mezclados con los narcóticos y expectorantes, dando al mismo tiempo una pequeña dosis de sulfato de quinina para entonar el estómago. Diciembre 2, a las ocho de la noche. – REVEREND”

Para explicar esta tuberculosis repentina, la historiografía oficial resume lo sucedido de la manera siguiente:

“El 8 de mayo de 1830, Bolívar salió de Bogotá hacia Cartagena a las seis de una mañana “lluviosa y triste”, sin tener muy claro del todo su itinerario, que abarcaría un largo viaje por tierra y luego por agua, navegando el Magdalena. De Cartagena pensaba ir a Inglaterra, pero ahí lo impactó la noticia del asesinato de su gran amigo Sucre, que lo desmoronó anímicamente. Vacilante, eligió el camino a Santa Marta, pero la lluvia, los dolores, la fiebre intermitente, lo hicieron recalar a la fuerza en la Villa de la Soledad, profético nombre, donde lo visita un médico que se gana su simpatía, el doctor Hércules Gastelbondo. El Dr. Hércules fue sólo de visita social, pero encantó a Bolívar por emplear lo que hoy llamaríamos, bondadosamente, medicina alternativa, y tanto lo encantó que siguieron viaje juntos, para embarcarse luego el Libertador en el buque “Manuel”, siempre con destino hacia Santa Marta, aunque el médico Gastelbondo vaticinara que no soportaría el viaje, tan mala estaba su salud. En Santa Marta lo desembarcaron en andas, “apenas con un soplo de vida” y ahí encontró al doctor Révérend y, con él, la muerte”

En un intento por explicar lo inexplicable, algunos historiadores dicen, que el Dr. Ignacio Carreño, que se hallaba en Cartagena, a menos de un día de navegación, fue llamado para asistir al Libertador, pero se excusó por hallarse imposibilitado: Mariano Montilla le exigió su presencia al ver la gravedad del Libertador, pero todo fue en vano, ya que llegó cuando ya había sido sepultado en la Catedral de Santa Marta… Se dice también, que fue demasiado tarde para el médico especialista en enfermedades tropicales, el Dr. Miguel Clare, enviado especialmente por el Gobernador de Jamaica, en forma urgente.

Lo cierto del caso, es que sigue siendo un enigma la presencia de Révérend como el único médico que asistió al Libertador por 17 días, tiempo suficiente, para que en su auxilio, viajaran con la urgencia del caso, otros galenos que sí fueron “médicos de cabecera del Libertador” como los doctores: Moore, Murphy, Burton, Cheyne Night, Foley y Gastelbondo; por no mencionar a los profesionales que se hallaban en la Escuela de Medicina de Cartagena, donde se dice que Révérend obtuvo su Licencia para trabajar como Médico

¿Por qué Urdaneta, como Presidente de Colombia, no envió la ayuda médica, o por qué Perú De LaCroix, su edecán, no llevó consigo a Santa Marta la ayuda médica cuando lo visitó el 13 de diciembre en San Pedro Alejandrino?

Luego de la muerte de Bolívar, Révérend intentó obtener una pensión como Médico del Ejército, pero nunca pudo mostrar el título que le exigían los Congresos de Venezuela y Colombia

En el año de 1838 Révérend fue designado Cónsul de Francia en Santa Marta, cargo que desempeñó por 6 años. El 25 de marzo de 1847, contrae matrimonio en Jamaica con Victoria Penage, de quien tuvo un hijo que murió a los pocos meses, y al año siguiente muere su esposa. El 30 de abril de 1849, Réverénd viaja a París para asistir al Congreso Médico. Su presencia contrarió a los profesionales de lamedicina, por no poder presentar sus credenciales, a lo que respondió:

“No tengo más título que el haber sido el último médico de Simón Bolívar El Libertador de Colombia, el genio de América, el más grande y el más convencido sacerdote de la democracia que hayan conocido los siglos”

En 1867 Réverend es invitado a Venezuela, donde es honrado por el Presidente Guzmán Blanco con una Medalla de Oro orlada en diamantes y la leyenda “Venezuela agradecida a Alejandro Próspero Révérend”, y la asignación de una pensión… En agradecimiento, Révérend obsequió un cálculo del pulmón del Libertador, que dijo que había conservado como una reliquia, cuando practicó la autopsia.

De regreso a Santa Marta, y con 69 años de edad, era atendido por Juana Leal, nativa de Santa Marta Santa Marta, 26 de noviembre de 1881: Cinco días antes de suicidarse, Révérend envía una carta a su amigo en Barranquilla Monsieur Albert Lux, donde se despide con inusitadas palabras de afecto:

“Caro amigo; creo que se acerca la hora de preparar el equipaje y despedirme de este mundo para embarcarme hacia el país desconocido… Hubiese querido que Usted estuviera a mi lado para darle mi supremo adiós. Siento un profundo pesar no poder seguir cultivando su amistad. Ruégole aceptar como recuerdo mi reloj de oro. Su apreciado amigo, Révérend, 26 de noviembre de 1881, día del ochenta y quintoavo de mi nacimiento, lo que parece ya demasiado… Adiós”

Cinco días después, el 1º de diciembre de 1881 a las 7 de la mañana, su mujer Juana Leal, anuncia la muerte de Révérend

Por más de cien años, la única fuente histórica sobre la muerte del Libertador, fueron las Memorias de Révérend, hasta que en el año de 1962, cuando se conmemoraba la muerte del Libertador, Fulton Freeman, representante de la Armada de los Estados Unidos, entrega, a la Academia Colombiana de la Historia, un “microfilms” de la Bitácora de guerra “Grampus”, que casualmente se hallaba en Santa Marta para el momento en que Bolívar arribaba en el bergantín “Manuel”… ¡Y aquí lo sorprendente! Al leer la Bitácora de esa nave de guerra yanqui, que fue escrita por el teniente Isaac Mayo al momento de ocurrir los acontecimientos, contradice todo lo narrado por Révérend en sus memorias, que escribió 36 años después de muerto Bolívar: la Bitácora no señala que Bolívar estaba enfermo, sino todo lo contrario; y para la fecha, en que Révérend dice que Bolívar llegó agonizante a Santa Marta, la Bitácora señala la hora en que la nave, dónde viajaba el Libertador, fue interceptada luego de un “disparo de cañón” ¡Y es más! entre la tripulación de La Grampus no existe el tal Dr. MacNight.

¿Por qué mintió Révérend? ¿Por qué desapareció el microfilm de la Bitácora? ¿Cuál es el temor de confrontar la Bitácora, que fue escrita al momento de los hechos, contra las Memorias de Révérend, que por el contrario, fueron escritas 36 años de muerto Bolívar? ¿Por qué las Academias de Historia no quieren mencionar la Bitácora? ¿Qué temen los historiadores? ¿Por qué en la Catedral de Santa Marta desapareció el Panteón donde estuvo sepultado el Libertador por 12 años? ¿Por qué la Iglesia borró las tres sepulturas que tuvo Bolívar en esa Catedral? ¿Por qué dos personajes claves para develar la muerte de Bolívar, como lo fueron Perú de LaCroix y Révérend, se suicidaron? O sería más bien que fueron eliminados para que no hablaran?

Son las preguntas que debieron hacerse los integrantes de la Comisión Presidencial, quienes basaron sus investigaciones en la Cadena de Custodia que aseguró Révérend… y por el contraio… éste personaje francés es la Clave de un Magnicidio,,!

De todo esto y mucho más, se trata la investigación y la denuncia del Libro La Carta “que cambiará la historia”, ya que las Memorias de Révérend constituyen la única verdad como lo Decretó Vicente Lecuna ¡Y por lo tanto! esta es la única verdad que aceptan los historiadores ortodoxos… y que se repite una y mil veces sin derecho a réplica:

a) Bolívar llegó el 1º de diciembre a Santa Marta, agonizando de la tuberculosis que lo hacía delirar

b) Al momento de desembarcar del bergantín “Manuel”, por casualidad, en el puerto se hallaba una nave de guerra, La Grampus, de la armada de los Estados Unidos, que brindó auxilio al Libertador.

c) El 6 de diciembre Bolívar es trasladado a la Quinta San Pedro Alejandrino donde morirá el 17 de diciembre, asistido en su enfermedad por el médico Révérend y su benefactor, el adinerado español Don Joaquín de Mier

d) El cadáver de Bolívar fue velado en la Casa de Aduanas y sepultado en la Catedral de Santa Marta, donde permaneció por 12 años, para luego ser repatriado a Caracas, y gracias al profesionalismo del Dr. Vargas, su esqueleto fue preservado para la posteridad, puesto que fue Révérend quien aseguró que esos huesos eran de Bolívar.

Por lo tanto: Révérend es la CADENA DE CUSTODIA que refieren los historiadores para asegurar que Bolívar murió por Tuberculosis. Para ellos no hay más verdad que la dicha por mentiroso y maipulador, tal cual ha sido demostrado

La aparición de documentos originales, excelente conservación y autenticidad a toda prueba, confirmaban la sospecha de una Conspiración para eliminar al Padre de la Patria, y donde Révérend fue la clave para lograr su objetivo.

LAS PRUEBAS DE LA CONSPIRACION

El analisis de información y documentos originales de inestimable valor histórico, obtenidos en los últimos años de mi investigación, desmontan la primera mentira que ha repetido la historia una y mil veces; por lo tanto podemos asegurar que:

a) No es verdad lo que dijo Révérend… o sea que mintió en sus Memorias.

b) Joaquín de Mier no fue el benefactor de Bolívar ¡Y es más! Joaquín de Mier era enemigo de Bolívar

¡Y aquí están las pruebas!

ACTA OFICIAL del Virrey Don Francisco de Montalvo, Capitán General de España en Nueva Granada, con su firma y Sello Real pre-impreso en papel de seguridad, emitido para condecorar al español Don Joaquín de Mier por sus servicios prestados a la Corona española.

ACTA DE RECONOCIMIENTO emitido por Don Pedro Ruiz de Porras, Primera Autoridad de Santa Marta, donde condecora a Don Joaquín de Mier por sus servicios a favor del rey de España Fernando VII al combatir a los revolucionarios: General Mariano Montilla y al Almirante Brión impidiéndoles tomar la Plaza de Santa Marta.

NOMBRAMIENTO OFICIAL en papel membrete de la Corte Real, con sello y firma del rey Fernando VII de España, que nombra a Don Joaquín de Mier como Comandante en Jefe del Batallón de Milicias de Santa Marta para combatir a Simón Bolívar.

CARTA DE SANTANDER para Don Joaquín de Mier, su estimado amigo, que le envía luego de tomar la Presidencia de Colombia, luego de la muerte del Libertador, y como se sabe, Santander quería matar al Libertador.

(Documentos que fueron clasificados por el Archivo General de la Nación)

Documento Oficial a favor de Joaquín de Mier emitido por el Gobernador de Santa Marta, Pedro Ruiz de Porras, designado por el Rey Fernando VII

Documento Oficial con el Sello y la Firma del Rey Fernando VII, designando a Joaquín de Mier como jefe del batallón de Milicias de Santa Marta para combatir al Libertador. Al lado, Documento Oficial del Virrey de España, ratificando el cargo a Joaquín de Mier como combatiente a favor del rey Fernando VII

Esta carta de Francisco de Paula Santander para Joaquín de Mier, evidencia la amistad de ambos personajes; como una prueba de la conspiración, ya que esta carta se la envía Santander, al regresar a Colombia, luego de su exilio en los Estados Unidos… Recordemos, que Santander arribó primeramente en Santa Marta para visitar el lugar donde estaba enterrado Bolívar y ser recibido por su amigo Joaquín de Mier

Documento Oficial que anuncia la muerte del Libertador “A muerto el Sol de Colombia

Son cinco documentos antiguos, donde se demuestran que Joaquín de Mier era un español fiel a la causa del rey de España Fernando VII, en momentos en que Bolívar conducía la guerra de independencia ¡Pero no sólo Joaquín de Mier era un fiel soldado de España! sino que además había un rencor irreconciliable y por lo tanto podemos asegurar:

¡Joaquín de Mier era un enemigo de Bolívar y no un amigo como aseguró Révérend! Y esta enemistad estaba justificada

ESTA ES LA HISTORIA:

El padre de Joaquín de Mier era Manuel Faustino de Mier. Desde 1803 se desempeñaba como alcalde de Santa Marta; y en 1807 compra el “ingenio” San Pedro Alejandrino. Durante la Guerra de Independencia, Manuel Faustino de Mier tomó partido por la causa realista a favor de España. En 1813, luego de recuperarse de una enfermedad que padeció tres años atrás, viajó a Caracas a comprar armas para las tropas acantonadas en Santa Marta. A su regreso cae prisionero de las tropas bolivarianas. Manuel de Mier fue trasladado a Cartagena, tenía 47 años de edad, y nunca se supo de él luego de ser capturado. Temiendo la misma suerte para él y su familia, Joaquín de Mier huye a Jamaica hasta 1816; y para vengar la muerte de su padre, en 1817 el virrey Francisco de Montalvo nombra a Joaquín de Mier Capitán del Regimiento de Infantería de Santa Marta, rechazando el intento de las tropas republicanas de tomar Santa Marta, por lo cual fue condecorado por el rey de España, tal cual aparece en la documentación original a que me he referido.

Por lo tanto, es mentira lo dicho por Révérend, en cuanto a que Joaquín de Mier fue un amigo y un benefactor de Simón Bolívar… Ante esta nueva verdad y pruebas irrefutables surgen tres preguntas:

a) ¿Qué hacía Bolívar en la casa de un enemigo español?

b) ¿Por qué Bolívar muere en la casa de Joaquín de Mier, llamada la Quinta San Pedro Alejandrino?

c) ¿Por qué Révérend aseguró que Joaquín de Mier era amigo de Bolívar?

¡La respuesta es contundente! Bolívar estaba allí en contra de su voluntad… es decir… Bolívar fue llevado por la fuerza y la traición de quienes le acompañaban, lo que significa, que estamos frente a una CONSPIRACIÓN para un magnicidio

Durante mis investigaciones aparece otra información que había desaparecido de la memoria histórica ¡Otra mentira que nos habían contado!

La casa de Joaquín de Mier no era la Quinta San Pedro Alejandrino… La verdadera “Casa Señorial de los Mier” está en las selvas de Ciénaga: Los “Mier” constituyen una de las familias más antiguas de Santa Marta. A finales del siglo XVIII desembarcó en Cartagena de Indias Manuel Faustino de Mier y Terán, nieto de Clara de Mier. Manuel Faustino de Mier nació en Cádiz el 16 de febrero de 1766, y contrajo matrimonio en esa ciudad con la también gaditana María Teresa Benítez. Con Manuel Faustino de Mier surge Santa Cruz de Papare como la “Casa Señorial de los “Mier”… Por lo tanto, San Pedro Alejandrino no era más que un “Ingenio” de esclavos donde se cultivaba caña de azúcar para la fabricación del ron de Santa Marta ¡Y nunca fue la casa donde vivía Joaquín de Mier!

¡Y aquí otro descubrimiento que cambia la historia!

Las Memorias que Révérend publicó en París en 1866, luego de 36 años de muerto el Libertador, fue ¡Por solicitud de Miguel Devengoechea! un pariente de Joaquín de Mier, tal cual aparece señalado en el Prólogo del famoso Libro que invocala Academia Nacional de la Historia… Por lo tanto podemos inferir que: Révérend después de transcurridos 36 años, describe la enfermedad de Bolívar en San Pedro Alejandrino a solicitud de los “Mier”, y es a partir de ese momento cuando la Quinta San Pedro Alejandrino es elevada al sitial de “Altar dela Patria”, siendo un excelente negocio para los “Mier”, ya que ese ingenio abandonado hacía varias décadas, y que nadie quería comprar por los conflictos vecinales que estuvo a punto de costarle la vida a uno de los “Mier” en un atentado a tiros, se vendió a la municipalidad por 24 mil pesos en oro… y desde 1894, la Quinta San Pedro Alejandrino se convirtió en el un Altar Sagrado donde se señala el lugar de la muerte del Libertador.

Estos nuevos descubrimientos, sustentados con pruebas y evidencias históricas, cambiaban lo dicho por Révérend; es decir:

a) Don Joaquín de Mier no era amigo de Bolívar

b) San Pedro Alejandrino no era la casa de Joaquín de Mier

c) Révérend mintió en sus Memorias, y por lo tanto mintió en cuanto a San Pedro Alejandrino, a la Tuberculosis y agonía del Libertador.

d) ¡O sea! sí no es verdad que Bolívar murió en San Pedro Alejandrino, como aseguró Révérend en sus Memorias, entonces no es verdad el Testamento que Bolívar firmó el 10 de diciembre en San Pedro Alejandrino ¡¡¡Y aquí la sorpresa!!! revisando las cláusulas de ese Testamento encontramos un dato sumamente grave; el Testamento dice así:

“Declaro que cuando contrajimos matrimonio, mi referida esposa ¡¡¡No introdujo a él ninguna dote, ni otros bienes!!! Y yo introduje todo cuanto heredé de mis padres”

COMENTARIO: Como se sabe “La razón de un Testamento es repartir los bienes de fortuna”… Para explicar este punto que es clave para denunciar este Testamento como falso, debemos aclarar lo que significaba el Mayorazgo: “El Mayorazgo era un vínculo para determinar los bienes dejados en herencia, con la finalidad de mantener un conjunto de bienes vinculados entre sí, de manera que no pudiera nunca romperse este vínculo. Los bienes así vinculados pasaban al heredero, normalmente el mayor de los hijos varones, de forma tal, que el grueso del patrimonio de una familia no se diseminaba, sino que sólo podía aumentar. El Mayorazgo fue creado en España en la época de los Reyes Católicos en 1505″

Hecha esta aclaratoria sobre la existencia del Mayorazgo, tenemos que a la muerte de los esposos Juan Vicente Bolívar y María de la Concepción Palacios, la fortuna de los “Bolívar” pasó a manos del hermano mayor de Simón Bolívar, Juan Vicente Bolívar, incluyendo la Casa Natal ubicada en la esquina de San Jacinto, puesto que Simón ya tenía un Mayorazgo que le fue dado por su tío don Juan Félix Jerez de Aristeguieta y Bolívar… Por lo tanto, al momento de contraer matrimonio con María Teresa Rodríguez del Toro y Alaiza en 1802, sus bienes no provenía de la herencia de sus padres, como dice el Testamento, sino del vínculo de Juan Félix Jerez de Aristeguieta que lo hizo multimillonario… Pero este detalle no lo sabían quienes falsificaron el Testamento, de allí, que Bolívar nunca pudo haber dicho: “Declaro que cuando contrajimos matrimonio (…) Yo introduje todo cuanto heredé de mis padres”

¡Y este es sólo uno de los cinco errores que contiene el Testamento!

Es decir, nuevos indicios desde un punto de vista criminal, emergen para mostrar que Bolívar fue inducido a tomar el bergantín “Manuel”, propiedad de Joaquín de Mier, donde fue capturado y llevado por la fuerza a Santa Marta, significando por lo tanto una Conspiración que ameritaba una Investigación Criminal.

LA DENUNCIA DEL ASESINATO DE BOLÍVAR

Y LA INVESTIGACION DEL GOBIERNO NACIONAL

El 17 de diciembre del 2007, Jorge Mier Hoffman fue invitado por Miraflores para los actos en el Panteón Nacional, presidido por Presidente Chávez para conmemorar el 177 aniversario de la muerte del Padre de la Patria. Allí Chávez calificó de “extrañas” las circunstancias que rodearon el fallecimiento de Bolívar y avanzó la hipótesis de que pudo ser asesinado. Así lo reseñó la prensa:

“Agregó el Presidente, que desvelar la verdad sobre la muerte de El Libertador, cuyos restos fueron oficialmente trasladados de Colombia a Venezuela en octubre de 1876, “no tendría ningún impacto en la realidad de hoy” pero sí “en la justicia”. Durante cuatro horas, Chávez citó documentos de mediados del siglo pasado que relatan la hipótesis del Dr. “Pepe” Izquierdo sobre la posibilidad de que los restos que reposan en el Panteón no sean de Bolívar, así como otros datos sobre la supuesta negativa de los gobiernos de entonces a abrir el sarcófago para investigar”

Decreto 5.834 de la Presidencia de la República, publicado en Gaceta Oficial número 38.859, de fecha lunes 28 de enero de 2008

“Esta comisión se ha instituido porque el Ejecutivo Nacional considera que es de gran valor histórico y cultural para el país aclarar y despejar las importantes dudas que se tejen en torno a la muerte del Libertador, por medio de una investigación científica e histórica exhaustiva de su fallecimiento y del traslado de sus restos mortales a Venezuela”

LAS SEIS ETAPAS DE LA INVESTIGACION

Primera Fase: Creación de la Comisión Presidencial y sus integrantes

Segunda Fase: La Investigación (Comisión Histórica y Comisión Científica)

Tercera Fase: Obtención de muestras de cabellos de Bolívar para pruebas de ADN

Cuarta Fase: La Exhumación de Bolívar y su hermana María Antonia para el ADN Mitocondrial

Quinta Fase: Estudios Científicos

Sexta Fase: Presentación del Informe Oficial

Desde un principio, en su condición de Investigador y Denunciante de la muerte de Bolívar por AJUSTICIAMIENTO y NO POR CAUSAS NATURALES como lo sería una Tuberculosis, Jorge Mier Hoffman envió: Informes, Recomendaciones respecto a “cabellos del Libertador” para las pruebas de ADN, y elaboró los informes sobre la muerte por ajusticiamiento, a los fines de profundizar en las investigaciones.

Fotos tomadas por Jorge Mier Hoffman en el momento en que se tomaron las muestras de cabellos del Libertador para el análisis de ADN

En el trayecto incansable de la investigación, que llevó a Jorge Mier Hoffman hasta las selvas de la Sierra Nevada, publicó los dos volúmenes de La Carta“que cambiará la historia”, lo que generó críticas de los eruditos de la historia, sin ningún aporte documental para confrontar las pruebas presentadas… En los dos libros se analiza, con lujo de detalles y pruebas contundentes, lo que sucedió desde que Bolívar abandonó Bogotá el 8 de mayo de 1830 ¡La finalidad del Libro! confrontar la verdad de los hechos con la historiografía oficial… De esta manera analítica se devela toda la Conspiración ¡Pero sobre todo! las mentiras que han sido repetidas como verdades incuestionables: la Tuberculosis, la Agonía, el Testamento, la Autopsia, el Embalsamiento, el Velatorio, la Sepultura, la Repatriación y las 19 Profanaciones que sufrió la osamenta durante 46 años, desde que fue colocada en la Catedral de Santa Marta el 20 de diciembre de 1830 hasta que fue colocada en el Panteón Nacional el 28 de agosto de 1876…

Pero lo más impactante de toda la investigación, fue desenmascarar a los asesinos y conspiradores, como los Autores Intelectuales y Materiales del Magnicidio de Simón Bolívar. Asesinato que los traidores explicaron “como resultado de una enfermedad venerea” ¡Y que ante tal humillación! la Historiografía Oficial ha tergiversado con el tema de la tuberculosis ¡Pero no es verdad!

La verdad de todo este asunto, es que detrás de la muerte del Libertador están los cabecillas de la Conspiración: Inglaterra, España, Estados Unidos y el Vaticano,como los artífices del magnicidio

(Jorge IV de Inglaterra, Fernando VII de España, Andrew Jackson de los Estados Unidos y la Santa Iglesia de Roma, querían muerto al Libertador Simón Bolívar, recordando que cuatro Papas excomulgaron al Libertador)

Y cuando todo parecía perderse en un debate estéril ¡¡¡para el asombro de los historiadores!!! en el Programa de Venezolana de Televisión “Dando y Dando”, Jorge Mier Hoffman presentó un documento incuestionable que enterraba de una vez por todas la tesis de la tuberculosis y la figura de Révérend… Es un documento que no podía ser cuestionado, puesto que se trata de un Documento Desclasificado y Certificado por los Archivos de Washington, que por 180 años se resguardaba como un Secrteto de Estado:

Es la Bitácora de la nave de guerra GRAMPUS que escoltó a Bolívar hasta Santa Marta

Mientras Révérend escribió sus Memorias 36 años después de muerto Bolívar… la Bitácora se escribió, a puño y letra, el mismo día y a la misma hora que ocurrian los acontecimientos… Y como se sabe… Una Bitácora para un barco, es la caja Negra de un avión ¡De allí que la Bitácora, desde un punto de vista histórico, es un documento incuestinable!

BITÁCORA Vs MEMORIAS

a) Révérend dijo que Bolívar llegó a Santa Marta el 1º de diciembre de 1830

Falso: La Bitácora dice que arribo a Santa Marta el 2º de Diciembre 1930.

b) Révérend dijo que la nave de guerra Grampus, de la armada de los Estados Unidos, se hallaba casualmente en el puerto de Santa Marta cuando llegó Bolívar

Falso: Cartas ineditas del Comodoro Jasse Duncan Elliot dan cuenta de la instrucción al Capitan Mayo el 7 de Septiembre, de trasladar la nave Grampus a Colombia para proteger al comercio Norteamericano sujeto a molestias y disgustos en tal convulsionada zona: La Grampus se encontraba en misión militar en las costas de Colombia, arribando a Cartagena el 24 de Noviembre de 1830. La Bitácora indica que el Bergantil “Manuel” fue interceptado el 30 de Noviembre a las afueras de Barranquilla, y a tal efecto, el teniente Isaac Mayo, luego de cargar los cañones, tal cual dice en su Bitácora, ordenó un disparo de cañón “en demanda de un piloto práctico” que es de suponer, fue para conminar al bergantín “Manuel” a detenerse… luego… envió un bote con soldados “CON UNA CARTA PARA EL GENERAL BOLIVAR” tal cual dice expresamente en la Bitácora… ¡Es de suponer! que esa Carta fue ordenada por el Presidente de los Estados Unidos Andrew Jackson, dada la alta investidura del Libertador… y luego la nave de guerra escolta al bergantín “Manuel” hasta Santa Marta.

c) Révérend dice que el día 1º de diciembre se entrevistó con Bolívar y el médico Mc Night de la Grampus para diagnosticar al enfermo.

Falso: La Bitácora señala claramente que ese día, Bolívar se encontraba navegando hacia Santa Marta junto con la nave de guerra Grampus

d) Révérend dice que el 2º de diciembre atendía al Libertador en su agonía, junto al cirujano de la nave de guerra Grampus, el Dr. Mc Night.

Falso: Según la Bitácora, ese día ambas naves atracan en Santa Marta, y el teniente Isaac Mayo aborda el Bergantín “Manuel” para ponerse a disposición del General Bolivar. La Bitácora no menciona ayuda médica alguna o enfermedad que padeciera Bolívar; tampoco aparece en su tripulación el tal Dr. McNight.

¡En exclusiva! copia de la hoja de la Bitácora, donde el teniente Isaac Mayo, de la nave de guerra Grampus de los Estados Unidos, escribe, de su puño y letra, el momento en que envió ¡Una Carta! al General Bolívar, luego que el bergantín colombiano “Manuel” fue interceptado por un “Disparo de Cañón”

¿Qué dice el fundamentalismo histórico de esta prueba? ¡Sencillamente nada! y para banalizar esta evidencia contundente y borrarla de la memoria histórica del común de la gente, se refieren a ella con un argumento que fue concertado, de manera sorprendente, por todos esos eruditos de la historia que repiten lo mismo:

“Jorge Mier Hoffman asegura que a Bolívar lo raptaron unos piratas… Su denuncia no tiene fundamento, puesto que la verdad de la muerte de Bolívar fue escrita por Révérend”

¡Pero aquí la Clave de la Conspiración del Presidente Andrew Jackson!

Al regresar al puerto de Pensacola, a finales de diciembre de 1830, el Teniente Isaac Mayo envía a su superior, el Comodoro Jasse Duncan Elliot, un INFORME detallado de su viaje de más de cuatro meses en aguas del Caribe. Increíblemente da detalles de todo lo acontecido: barcos contactados en alta mar, inventario, novedades, ayudas proporcionadas a otras naves, reparaciones ¡Pero sin embargo! omite su viaje a Santa Marta y la Carta que le envió al General Bolívar… Ni siquiera menciona que escoltó al Libertador por tres días desde Barranquilla, ni mucho menos habla de su enfermedad ni de los oficiales que abordaron su nave en Cartagena ¡En fin! el nombre “Bolívar” no aparece en su itinerario de viaje que informa a su superior, lo que hace suponer, que su misión con Bolívar era UN SECRETO DE ESTADO por órdenes directas del Presidente Andrew Jackson ¡Y tal era el hermetismo de su misión! que ni siquiera su superior debía estar informado.

CONCLUSIONES

La lógica nos dice, que la Bitácora es mucho más importante, como una prueba histórica, que las Memorias de Révérend, ya que Révérend escribió sus Memorias 36 años después, mientras que la Bitácora se escribió a la misma hora en que acontecieron los hechos; y como sabemos, una Bitácora es para un barco lo que una “Caja Negra” para un avión…

¡Y aquí lo insólito!

Ante una prueba tan contundente, como lo es una Bitácora que describe momento a momento lo que pasó en Santa Marta, cuyo contenido contradice todo lo dicho por Révérend y “cambia la historia oficial sobre la muerte de Bolívar” , la Comisión Presidencial “cometió un crimen de lesa historia”: ¡¡¡Borró la Bitácora de su investigación!!!

No se debatió el contenido de la Bitácora… y muy por el contrario, banaliza el acontecimiento con el termino de “barco pirata” y se desecha esta irrefutable evidencia histórica sobre la captura del Libertador, mientras que vuelca su atención para ratificar todo lo que escribió Révérend en sus memorias 36 años después ¡Y nada más!

Era más que evidente, que desde ese momento la Comisión PERDIO SU OBJETIVIDAD de llegar a la verdad entorno a la Muerte del Libertador… y con esa postura complaciente a favor de la historiografía tradicional, se convirtió en una defensora ultranza de las mentiras que fueron las que llevaron al Presidente Chávez a profundizar en la investigación.

¡Y al igual que ayer… hoy estamos frente a una nueva Conspiración! La transmisión del documental realizado por el periodista colombiano Jorge Botero para TELESUR, basado en los informes y documentos que aporté al Gobierno venezolano en Octubre 2007, los cuales develan una mentira histórica sobre la muerte del Libertador y denunciaba ante el mundo la Conspiración de los Estados Unidos, inexplicablemente fue prohibida para la fecha en que fue pautada en septiembre del 2010 ¡No se me dieron explicaciones sobre la suspensión luego que se me hizo la entrevista! Sencillamente me informaron que fue suspendida hasta nuevo aviso.

¿Por qué el miedo de confrontar el contenido de la Bitácora con los escritos de Révérend? ¿Es que acaso el imperialismo de Estados Unidos ha infiltrado los medios de comunicación?

Lo cierto, es que la Bitácora es la prueba de que Bolívar no murió por una Tuberculosis… La Bitácora es prueba la Conspiración de los Estados Unidos para capturar a Bolívar en alta mar, ya que señala textualmente cuando el teniente de la nave de guerra le “Envía una Carta al General Bolvar”

¡Y ésta es La Carta la que cambiará la historia como lo dice Jorge Mier Hoffman en sus dos Libros… y no la Carta a Fanny Duvillar, cuyo contenido permitió develar la Bitácora!

El libro La Carta “cambiará la historia! confirma la Conspiración de España y los Estados Unidos para asesinar al Libertador… Tal cual se debatió en Internet con la abogada Eva Golinger, quien “supuestamente” fue comisionada por la Comisión Presidencial para obtener una copia de la Bitácora.

¡Y para sorpresa de la Comisión Presidencial! La Bitácora sí existía y sí decía lo que Jorge Mier Hoffman ha venido denunciando

LA ÚLTIMA FASE DE LA INVESTIGACIÓN

Informe Oficial sobre la muerte de Simón Bolívar

LO ANUNCIADO POR LA COMISION PRESIDENCIAL:

Lo ocurrido el 25 de julio en el Parque Central, cuando se leyó el Informe de la Comisión Presidencial para Investigar la Muerte de Bolívar, era el anuncio de una muerte anunciada, como escribió Gabriel García Márquez.

¿Qué podemos decir sobre los resultados?

El primer error de la Comisión Presidencial, fue no entender su objetivo primordial: “… aclarar y despejar las importantes dudas que se tejen en torno a la muerte del Libertador, por medio de una investigación científica e histórica exhaustiva de su fallecimiento y del traslado de sus restos mortales a Venezuela”

No se trataba solo de una investigación histórica… sino de una investigación científico criminal

¿Cuál es la IMPORTANCIA y la DIFERENCIA?

Una investigación histórica busca profundizar en acontecimientos, identificar personajes, sucesos y reconstruir los eventos históricos lo más ajusto a la verdad de los hechos, como lo sería ubicar los restos de Miranda en La Carraca en España… Por el contrario: una investigación criminal debe reconstruir el marco de un asesinato para hallar al culpable… ¡Y de eso se trataba el trabajo que debía hacer la Comisión Presidencial! Si bien, ambas se complementan, una investigación criminal se adapta más al campo policial; en cuanto a transparencia, objetividad, sagacidad policial y técnica criminalística, que en el marco de una Investigación Detectivesca, hace uso de psicólogos, investigadores, historiadores, antropólogos y especialistas forenses, ajenos al intereses particulares y apegados al protocolo científico.

¡Y he aquí el Problema! Desde el primer momento, la mayoría de los integrantes de la Comisión trabajaron para demostrar que el personaje que había sido exhumado era Simón Bolívar, como lo evidencia un Programa de Televisión que se realizó horas después de la exhumación, y sin esperar los resultados de la investigación científica ¡Es decir! Que desde el primer momento en que se abrió el sarcófago en el Panteón Nacional, se daba como cierto que el personaje era Simón Bolívar ¡Y no otro! Y para ridiculizar la investigación que he venido haciendo, curiosamente, todos los historiadores que se han pronunciado al respecto, no mencionan “Nave de Guerra de los Estados Unidos… ni La Grampus” sino que dicen sarcásticamente “secuestrado por una nave pirata” es como si se pusieron de acuerdo para no mencionar “La Grampus” y banalizar la investigación con el termino de “piratas” ¡Es lo que yo llamo una Conspiración histórica!

  • Elías Pino Iturrieta, Director de la Academia Nacional de la historia: “Jorge Mier es un fantasioso. Su denuncia sobre el asesinato de Bolívar ni siquiera en una novela… Es una fantasía asegurar que Bolívar fue secuestrado por unos piratas en alta mar”

  • Roberto Jiménez Maggiolo, de la Academia de la Historia: “¡Pero la que quiere imponer el Sr. Jorge Mier Hoffman… BOLIVAR FUE SECUESTRADO POR UN BARCO PIRATA DE ALGÚN GOBIERNO ENEMIGO (¿USA?), FUSILADO EN LA SELVA I EL SR. MIER, DESCUBRIÓ EL SITIO DONDE FUE ENTERRADO”

  • Carmen Bohorques, de la Comisión Presidencial para Investigar el fallecimiento de Bolívar: “Con la exhumación. queda aclarada esa versión de que Bolívar fue secuestrado por UNOS PIRATAS… Ese escritor tendrá que dedicarse a otra cosa”

¿Entonces para qué la investigación si ya daban como cierto que era Bolívar?

Si por el contrario, el objetivo era llegar a la verdad sobre la muerte del Libertador, lo primero que había que garantizar era una investigación transparente y objetiva para llegar a la verdad… Ello significa que la investigación criminal debe ser realizada por un investigador ¡Neutral! que no esté vinculado anímicamente con la víctima ni con los imputados… Es decir, que no hayan interese en conflicto… ¡Pero sobre todo! la neutralidad exige que el investigador se ubique justo en el medio de la objetividad, y no incline sus investigaciones a favor de una de las partes que lo vinculen históricamente.

¡Y es aquí donde se incurre en el Segundo Error!

Investigar la muerte de Bolívar, es una retrospectiva hacia el pasado para ubicarnos en el año de 1830 cuando aconteció su muerte… Y la pregunta obligada:

¿Quiénes eran los enemigos que querían su muerte?

Por lo tanto la respuesta es obvia: el principal enemigo era España contra quien combatía el Libertador…

¡Y como ya fue reseñado! sería estúpido esperar objetividad de Israel en un estudio histórico sobre Adolfo Hitler

Por lo tanto, nunca se debió depositar en España la carga científica de la investigación de quien fue el principal enemigo de España, como lo fue Simón Bolívar por 20 años

Y mucho menos utilizar a la Universidadde Granada y al científico español José Antonio Lorente ¡No solo por una cuestión de ética, moral histórica y la transparencia y neutralidad que exige una investigación criminal! Sino que la Universidad de Granada es cuestionada por su parcialidad e interés, en favor de España y en perjuicio de República Dominicana, al asegurar que los restos, que están depositados en Sevilla, son los de Cristóbal Colón, no obstante, que la Cadena de Custodia de Colón se perdió desde que fue enterrado en Valladolid el 20 de mayo de 1506, en el patio de un monasterio franciscano de esa ciudad española ¡Y desde ese momento! Santo Domingo y Sevilla, aseguran poseer los restos del Almirante genovés.

Crsitóbal Colón en medio de dos tumbas: A la Izquierda su Tumba en Santo Domingo… A la Derecha su Tumba en Sevilla

Por muchas décadas ha existido la polémica sobre la tumba de Colón: ¿Santo Domingo o en España?

Sevilla autoriza la apertura de la urna, no así Santo Domingo, quien asegura que allí están sus restos a los cuales les construyó un inmenso mausoleo en 1992 para conmemorar los 500 años del “Descubrimiento de América”

Inmenso Faro de Colón, construido por la República Dominicana para albergar los verdaderos restos del Almirante genovés, que a decir de la historia, reposan en Santo Domingo por disposición testamentaria de Colón

Y no obstante la documentación histórica que certifica que, efectivamente, los huesos depositados en Santo Domingo son los del Almirante genovés ¡De pronto! una rueda de prensa conmociona al mundo científico, cuando José Lorente Acosta de la universidad de Granada, el mismo que fue designado por la Comisión Presidencial para identificar los de Bolívar, impacta con un anuncio inusitado:

“Los estudios del ADN demostraron que los restos de Colón están en España y no en República Dominicana, por lo tanto no hace falta hacer un estudio a los huesos que están en Santo Domingo”

La crítica que se le ha hecho a la Universidad de Granada, luego que fueron exhumado los restos en Sevilla el 2 de Junio de 2003, es asegurar que en España están los restos de Colón, sin tener un ADN comparativo, ya que no hay certeza sobre los restos que se dicen de sus hijos Diego y Hernando Colón…

Pero además, la Caja que contenía los restos de Colón en Sevilla, al abrirla, mostró un pequeño cúmulo de pequeños fragmentos óseos en pésimo estado de conservación.

Jorge Mier Hoffman en a Tumba en la Catedral de Sevilla, y secuencia del momento de exhumación donde aparecieron pequeños fragmentos de huesos en muy mal estado… y aún así… la Universidad de Granada tuvo la irresponsabilidad de asegurar que son los del Almirante genovés, sin tener un ADN comparativo… y lo más grave… sin medir las consecuencias que ello significaría para la República Dominicana, orgullosa de su inmenso Faro de Colón

Por esta razón, la Universidad de Granada ha sido cuestionada, al asegurar que los restos, que están depositados en Sevilla son los de Cristóbal Colón, como aseguró el Dr. Lorente:

“Es seguro que un porcentaje de los huesos de Colón está en Sevilla. Ya no nos hacen falta los datos del ADN de los restos de huesos que yacen en Santo Domingo”

¡Y aquí otro acto incomprensible..!

Pero también España fue la responsable de digitalizar el rostro de Simón Bolívar… Así lo afirmó, en un reportaje para el diario Panorama, Philippe Froesch, de la Universidad de Granada, quien dice ser la persona que elaboró la imagen digitalizada del Libertador:

El francés Philippe Froesch (1964) Licenciado en Belles Artes/Comunicación audiovisual, escultor y animador 3D, radicado en Barcelona (España), afirma que la reconstrucción del Libertador se acerca en un 90% al real. Defiende y respalda su trabajo. Froesch es colaborador externo del GROB (Grup de Recerca en Osteobiografia) de la UAB desde 2010. Se dedica, entre otras cosas, a trabajar con equipos científicos forenses, biólogos, paleopatólogos e historiadores, en la reconstrucción facial de personas fallecidas, en la creación de animaciones o imágenes orientadas a la comunicación visual científica o en la creación de esculturas físicas, de hecho, actualmente se encuentra trabajando en el rostro de Descartes. A juzgar por sus herramientas, Philippe Froesch, es un artista de nueva era, del puro siglo XXI, utiliza computadores, programas y algoritmos que le permiten reconstruir rostros y darles forma pasmosamente real a partir de los huesos. A esta especialidad, también se le conoce como “arte forense” o “paleoarte” y a eso se dedica en su estudio VisualForensic, donde recreó o reconstruyó el rostro de Simón Bolívar desvelado el 24 de julio de 2012 por el gobierno venezolano.

Mi responsabilidad fue la de darle “vida” al rostro del venezolano más universal, que antes solamente conocíamos por los retratos pintados.

— Señor Froesch ¿Cómo se elaboró el retrato 3D del Libertador?

Empleamos un método llamado de Manchester que consiste en posicionar marcadores de espesores de tejidos blandos en puntos craneométricos precisos, y en levantar las capas musculares faciales de adentro hacia fuera. Acabamos añadiendo el vello facial y cabello.

—¿Cuál fue la parte del rostro del Libertador más difícil de reconstruir?

Fue el cabello y el vello facial. Tuvimos muchos intercambios de opiniones. Hubiéramos podido enseñar al Libertador con el cabello más corto y más despeinado o con bigote.

—¿En qué se basó usted para recrear la mirada del Libertador?, porque muchas personas consideran que tiene un mirada muy dócil.

Intenté reflejar una cierta seguridad en su mirada. Pero esas cuestiones son subjetivas, tienen que ver con la percepción de un rostro que podemos tener cuando lo vemos por primera vez.

—Las imágenes que teníamos de Bolívar, lo mostraban con ojos más grandes y una barbilla fina. ¿Por qué es tan grande la diferencia?

El cuadro del pintor peruano, Gil de Castro, nos presenta un rostro imposible anatómicamente, pero aceptado tal como es desde que se pintó. Se trata de un rostro compuesto, los ejes de los ojos, nariz, boca no son coherentes, pero con el paso de los siglos fueron aceptados como verídicos -Dice Philippe Froesch-: De ahí surge un conflicto con la reconstrucción que se basa en los huesos reales del Libertador. Nosotros hicimos una reconstrucción, lo que hizo Gil de Castro fue una interpretación.